Cultura

Viaje a América desde Consistorio 13

  • El director del Archivo Municipal, Manuel Antonio Barea, toma posesión como académico en San Dionisio e inicia un ciclo sobre la relación entre el Nuevo Mundo y Jerez

Comentarios 1

 El Archivo Municipal es reflejo fiel de todos los actos jurídicos, administrativos y legales del concejo jerezano desde su nacimiento, en 1264, hasta la actualidad. Allí se conserva un universo de documentos organizados en secciones y series. Por ejemplo, sobre América. Pero, ¿qué pinta Jerez en el nuevo continente? Quedan anotados en el Archivo, por ejemplo, de un par de documentos sobre Brasil y la fundación de pueblos en el Río de la Plata por jerezanos, que denotan un gran acervo mercantil y agrícola del concejo xericiense. Otro legajos insisten en los privilegios y reales cédulas sobre el comercio jerezano, como un curioso informe sobre el primer religioso que dio misa en América, el jerezano fray Juan Infante. Sin duda, una buena forma de empezar una conferencia, o un ciclo llamado ‘Jerez en América’, que organizan conjuntamente la Fundación Mapfre y la Academia de San Dionisio de Jerez, que ayer inició el director del Archivo Municipal, Manuel Antonio Barea, con la charla ‘Fuentes para el estudio de la Historia de América en el Archivo Municipal de Jerez de la Frontera’, a la vez que tomó posesión como académico correspondiente de la Corporación. Un ingreso, este último, que el protagonista recibió “con agradecimiento, por contar con mi persona para este nombramiento, que además es un reconocimiento a la labor callada del archivero, no sólo para mí, sino para todos mis antecesores”. Barea confesó que la Academia “es ya como mi casa”. 

A la hora de comenzar este trabajo sobre América, el primer paso fue consultar “los maravillosos índices de capitulares realizados por el insigne archivero Antonio Fernández Formentani, pero con una pequeña salvedad, no existe un fondo de América, o una serie concreta de temas americanistas, sino que se encuentran dichos documentos desperdigados por diferentes temas y momentos. Me centro en las cuestiones comerciales, cuestión básica en una ciudad como Jerez, nacida como baluarte defensivo y económico para la Corona, con un buen número de documentos afectados al almojarifazgo, puerto del Guadalete, almirantazgo, etc., que se centraron en los siglos XVI y XVII, básicos en la conformación del continente americano”, comentó Barea, que fue presentado por el secretario de la Academia, Andrés Luis Cañadas. 

Además, a través de los protocolos notariales de Jerez existentes en el Archivo, se puede encontrar todo un mundo de testamentos, dotes, contratos..., que permiten acceder a un número de escrituras de carácter comercial con el continente americano, “y podemos intuir –añade–, como la punta del iceberg, un Jerez mercantil y capitalista. Un Jerez que por cuestiones varias aún está por definir es el de la edad moderna (siglos XVI, XVII, XVIII)”. 

Respecto a los archivos privados, Barea destacó el fondo ‘Ilma. Sra. Dª Pilar Ponce y de las Heras, Marquesa de Casinas’, con un par de legajos sobre América, en la figura de dos familias entroncadas con los Ponce, los Jiménez de Montalvo y los Bravo de Saravia, cuyos integrantes llegan a ser presidentes de la Casa de Contratación de Indias, Oidores de la Audiencia del Perú y militares en Ayacucho. También hizo referencia al Fondo Soto Molina y Gremio de Vinatería expedientes de nobleza, de ‘ida y vuelta’, familias radicadas en América que necesitan reconocer y documentar su estado y viceversa, además de curiosidades como el caso de Sor María Teresa de la Santísima Trinidad, monja guatemalteca, con expedientes de sus levitaciones y prodigios. O los documentos sobre embarque de vinos a la Ciudad de Veracruz en el siglo XVIII, que muestran la existencia de comercio de vinos desde la edad media y de su fundamento económico hasta finales del siglo XX.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios