Cultura

"Voy mejor, mucho mejor, pero sigo arrastrando mi cadenita"

  • El artista jerezano agradece el enorme apoyo que ha tenido en estos meses "de la gente del flamenco y la del no flamenco" y reconoce que su cante "se ha vuelto más sentido, he pasado muchas fatigas"

Veinte años después de su debut como cantaor, 21 de enero de 1989 en el Centro Cultural Flamenco Don Antonio Chacón, Fernando Fernández Pantoja, 'Fernando Terremoto', retoma el pulso a la vida. Apenas hace unas semanas volvió a estrenarse, esta vez después de superar una grave enfermedad que le ha hecho ver el mundo de otra manera y apreciar todo lo que tiene. El mínimo detalles es ahora importante para Fernando cuyo aspecto mejora cada día que pasa. Nos espera de pie en su querido Volapié y como no, pegado al móvil. "Hay que empezar a buscarse la vida", comenta entre risas.

-Mucho mejor, ¿no?

-Gracias a Dios estoy bastante bien, me veo muy recuperado. La enfermedad no me ha afectado para nada en mi cante ni en mi cuerpo, no tengo secuelas de ningún tipo dentro de la gravedad de la misma. Lo mío ha sido lo más leve y cada día me voy recuperando más. Estoy en pretemporada (risas). Como un futbolista, cogiendo mi ritmo, mi forma y con la maleta preparada porque empiezo a tener la agenda llena.

-O sea que tienes mono de recital...

-Tengo mono de público, de escenario, de cantar y aunque ya empecé hace quince días en Helsinki, todavía me dura. Aparte de mi reaparición en la peña necesitaba algo más duro como esto, porque se entiende que la peña era algo más familiar, y la verdad es que me fue genial, todo fantástico.

-¿Ha sido la batalla más dura?

-Sí, ha sido la batalla más dura de mi vida porque te enfrentas a una zancadilla que te pone la vida y que tienes que superar con mucha fuerza. Tienes que echarle mucho valor, hablando mal, muchos cojones, y afrontarlo con una dinámica totalmente diferente a todas las cuestas que me había puesto la vida hasta ahora.

-Cuando uno pasa por esto, ¿en qué piensa?

-Piensas de todo, analizas el más mínimo detalle y hay un momento en el que lo ves todo negro. Esta enfermedad genera una incertidumbre, un miedo que se te manifiesta negativamente, no sabes lo que te va a ocurrir hasta que no compruebas que el tiempo va avanzando y los médicos te van dando opciones. Cuando ves que te dicen, 'Fernando, que esto va bien, no hay ningún tipo de problemas', es cuando empiezas a ver un poco de luz, antes todo es muy negro.

-¿Cuál ha sido tu peor momento, entonces?

-El peor es cuando te dicen lo que tienes. En el día a día nunca piensas que esto te puede pasar hasta que no te ocurre, por eso empiezas a ver las cosas de otra forma y a vivir la vida completamente distinta a la anterior. Todo ocurre muy deprisa, de pronto estás tomando café con tu gente, te caes en redondo y te dicen que tienes ahí un tumor. Es algo muy duro, pero afortunadamente ya ha pasado.

-¿Se ve la vida ahora de otra manera?

-Totalmente distinta. Ves tus objetivos de otra forma, la manera de afrontar la vida es otra, ves las cosas con otro cariz, no tiene nada que ver con lo que hacía antes de pasarme esto. Ahora no le das la importancia que le dabas a cosas nimias, vives día a día, disfrutando del momento, del diario y aprovechando cada instante. La vida a mí me ha puesto en una situación límite y cuando pasa esto tienes que pensar las cosas de otra manera, todo te cambia.

-¿Quién ha sido tu mayor apoyo?

-El principal apoyo ha sido mi familia. Tengo que decir que soy un auténtico privilegiado por el apoyo que he tenido por parte de mi familia, de mis amigos y de mis compañeros de trabajo. No me ha fallado absolutamente nadie, todos los que yo pensaba han estado ahí, y eso te da una gran alegría y te hace fuerte ante las adversidades.

-Pero aparte de eso, ¿qué hace falta para salir indemne?

-Sobre todo entereza, voluntad y principalmente mucho apoyo de todos los que te rodean. Tienes que mentalizarte de que esta prueba tienes que superarla como sea, te marcas esa meta y a eso te dedicas porque uno de los principales problemas de esta enfermedad es dejarte ganar. Como te dejes ganar te gana, por eso es fundamental tener fuerza de voluntad y echarle casta a esto porque si no te puede.

-¿Y todo esto se ha plasmado en tu cante?

-Por supuesto. Mi cante ahora es distinto, ha cambiado en la forma de interpretar, en el sentimiento. No es una cosa que yo haya buscado, es más, en algunos momentos me he sorprendido yo mismo. Es distinto en la forma de lanzarlo, en mi voz, es otra forma, más 'desgarrá'. Pensaba que los cantaores antiguos cantaban con más fatigas porque habían pasado por ellas, y yo he pasado por una fatiga ahora que se está manifestando en mi cante día a día. Ha cambiado por lo que he pasado y por lo que estoy pasando aún. Voy mejor, mucho mejor, pero sigo arrastrando mi cadenita.

-¿Te has vuelto más sensible?

-Mucho más. Ahora para mí es mucho más importante la transmisión. Antes cantaba y buscaba la transmisión, eso está claro, pero quizás intentaba más cantar mejor que transmitir. Ahora, y es algo que me sale solo, intento transmitir con mi cante, y de hecho, cuando lo consigo me llena más eso que cantar bien.

-Tu reaparición del pasado 18 de septiembre, ¿fue un volver a empezar?

-Mi reaparición ha sido un punto de inflexión en mi carrera y en mi vida.Cuando debuté en el 89 era un niño que salía cantando, sólo tenía 20 años, un niño inexperto, sin experiencia ninguna y con una ilusión grandísima por cantar. En esta ocasión era una ilusión grandísima por vivir, por demostrar que todavía sigo aquí y por demostrar que mi cante seguía vivo. Quería demostrar que sigo siendo Terremoto y que iba a seguir dando guerra. Fue algo diferente a la primera vez.

-¿Qué has guardado de aquel momento en tu peña?

-Eso está grabado en los anales de mi historia. Verme arropado por toda mi familia, todos mis compañeros, toda mi gente fue algo superemotivo. Esperaba que me iban a acompañar gente pero hasta ese punto quizás no y por eso me siento orgulloso. Cualquier persona con algo de sentimientos tiene que llorar como yo lloré con todo eso. Fue insoportable de bonito porque además y a pesar de que quisimos que fuera un acto íntimo, no queríamos jugar con aquello de la enfermedad, fue mucha gente, mucha más de lo esperado y para mí se queda.

-Antes has dicho que tu cante es diferente, ¿ha cambiado también tu estilo?

-No, mi cante y los palos que interpreto son los mismos, pero sí necesito escribir mis cosas, me he vuelto más autor. En la forma de interpretarlo y realizarlo es lo mismo, a lo mejor utilizo más músicas alternativas o más modernas, aunque siempre respetando mis bases. Pero lo que realmente necesito ahora es expresas mi cotidianeidad, lo que siento actualmente, y es lo transmito a través de mis letras. Siempre he compuesto, le he dado cosas a Tomasa La Macanita y algunos artistas más, pero ahora es diferente, ahora hablo más de mí, más de mi pena, y necesito escribir de ella.

-¿Qué te ha llamado más la atención en estos meses?

-Quizás el haber hecho algunas cosas mucho mejor. Mirando la vida desde otro prisma, creo que he desaprovechado cosas, porque sé que tenía más material y más poder para haberlas hecho mejores pero no las he aprovechado por falta de disciplina o por el hecho de haberme faltado el trabajo. Cuando pasa eso te despreocupas, y ahora te das cuenta que he desaprovechado oportunidades importantes. Con la actitud y sensaciones que tengo ahora podría haber hecho mejores y más cosas de las que hice antes de haber estado malo.

-¿Te has castigado mucho por eso?

-Sí te castigas. Si eres una persona responsable y que admites tus errores te castigas, pero bueno, ya está hecho y no puedes hacerlo. Lo importante es que te has dado cuenta y dices, 'bueno, ahora me lo voy a comer todo' (risas).

-Antes has hablado de tu reaparición y la respuesta de la gente, Y el resto, ¿cómo se ha portado?

-El flamenco en general conmigo se ha portado muy requetebién. No me han faltado las llamadas, la gente que se ha preocupado y ya digo que en este aspecto soy un privilegiado a todos los niveles. Tanto gente del flamenco como del no flamenco y desde todos los puntos de España.

-¿Qué mensaje te gustaría dejar a partir de ahora?

-Quiero decir que estoy de nuevo aquí, que no se olviden de que Terremoto sigue para adelante y que esto ha sido una pequeña lesión como le pasa a los deportistas. Todos tenemos en la vida sobresaltos, pero nada, estoy a tope, con mucha fuerza, todas las garantías del mundo y deseando empezar mis festivales y mis galas. Tenemos Fernando Terremoto 'pa' largo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios