La otra mirada

XIV Bienal de Fotografía de Córdoba

HASTA mediados de mayo se puede disfrutar en Córdoba de esta fiesta de la fotografía que alcanza su XIV edición celebrándose en años alternos. A pesar de las dificultades que supone organizar un evento de estas características, el programa elaborado por los organizadores, Ayuntamiento de Córdoba en colaboración con la Asociación Fotográfica AFOCO, puede calificarse de sobresaliente, como ustedes mismos van a ratificar a tenor de las exposiciones y actividades que les enumero a continuación y que aún están a tiempo de visitar. La oferta es tan variada, como variada son las facetas que la fotografía puede ofrecer a quien la practica o disfruta. Exposiciones, conferencias y tertulias son los tres escenarios que vertebran la convocatoria. Y en ellos los protagonistas son fotógrafos de primer orden a nivel andaluz, nacional e internacional.

Tal es el caso de Sebastiao Salgado, cuyas imágenes del trabajo Génesis ocupan con rotundidad una de las calles principales de la ciudad. Desde esta página, en múltiples ocasiones, he defendido la necesidad de que la fotografía y la cultura ganen la calle, salgan a la búsqueda del espectador, en vez de esperar paciente en una solitaria sala de exposiciones a una cita que difícilmente va a tener lugar.

Era absolutamente entusiasmador ver a cientos de personas alrededor de las instalaciones en las que la Obra de la Caixa tiene montadas las imágenes del gran fotógrafo brasileño. Su trabajo Génesis, fruto de ocho años de viaje fotográfico incansable por el planeta, es un canto a la majestuosidad y fragilidad de la Tierra. Mostrando en él lugares, ecosistemas y comunidades humanas intactas, como antítesis de las consecuencias que traerá la paulatina destrucción del planeta.

También de destrucción habla la exposición Antología de Gervasio Sánchez, otro de los platos fuertes de la Bienal. De la destrucción de la guerra. De la destrucción no sólo de vidas, sino de sentimientos, ilusiones, anhelos y confianza entre unos seres humanos y otros. Sus imágenes son el fruto del odio, que nadie como Gervasio sabe servir con crudeza y emoción de forma tan magistral.

La aportación del Centro Andaluz de la Fotografía se hace presente con la exposición Colección 50 x 60 Polaroid Gigante. Una selección de los fondos de la institución andaluza, que se realizaron a partir de la disposición de una cámara Polaroid de tales características, a la que fueron invitados a manejar destacados fotógrafos como Castro Prieto, Madoz, Ouka Lele, Falces, Catany, etc... Los resultados se pueden apreciar en esta galería de "instantáneas", término que viene como anillo al dedo a esta técnica presidida por la inmediatez, que irrumpió en la década de los 90 en España, y que como el resto de técnicas hoy se encuentra fagocitada por la imperante técnica digital. La sección oficial en cuanto a exposiciones la completan la coreana Kimsooja, con su trabajo Tierra-Agua-Fuego-Aire, y el asturiano afincado en Andalucía Dionisio González, con un doble trabajo que agrupa bajo el título Non-Plan. Si Kimsooja nos habla de los elementos básicos en el que se desarrollan los seres humanos y en los que se basan la mayoría de las civilizaciones y culturas orientales y occidentales, mediante vídeo-instalaciones y fotografías. Dionisio realiza dos nuevas entregas de su continuo debatir entre viviendas y hábitat. Inter-Acciones y Trans-Acciones es el nombre de estas entregas que una vez más ponen en relación la necesidad de morada y su entorno y la forma en que se insertan.

Non-Plan es una llamada a otras formas de hacer arquitectura, que vienen del pasado más reciente y que transitan hacia una arquitectura futura e imaginativa. Huyendo de planteamientos planificados o de adocenamientos. Propuestas para habitar de forma individual en un entorno singular. Pasando de puntillas por el paisaje en el que se injertan estas viviendas humanizadas y naturalizadas, en contraposición a las tendencias economicistas o grandilocuentes de la arquitectura actual.

Para terminar con la sección oficial de las exposiciones lo hago quizás con la que he debido comentar la primera, 'Magia y realidad', una espectacular exposición sobre la historia de la fotografía del siglo XIX a través de los originales pertenecientes a la colección de Juan Antonio Fernández Rivero, a quien tuvimos la suerte de escuchar en Jerez en las recientes IV Jornadas de Archivos Privados. Auténticas joyas originales representativas de las técnicas fotográficas del XIX (daguerrotipos, ambrotipos, estereoscópicas, albúminas, gelatino-bromuros...) invitan a un viaje en el tiempo indescriptible. Tanto por la visualización de lo que fueron las primeras décadas de la fotografía, como por la belleza y singularidad de las imágenes reflejadas pertenecientes a una de las colecciones fotográficas más importantes de España, sin duda. Otras secciones denominadas 'Paralela y Libre', completan la nómina de exposiciones que no por importancia sino por no agotar al lector dejo de mencionar, y que hacen de Córdoba un gran salón de fotografía hasta el 17 de mayo.

Pero no puedo dejar tampoco en el tintero dos actividades que también están teniendo lugar en paralelo a las exposiciones, son las conferencias y la original actividad 'Un fotógrafo a tu mesa'. Las conferencias están siendo impartidas por el propio Gervasio Sánchez, y por Publio López Mondéjar, a la que tuve la suerte de asistir y disfrutar, sobre el último trabajo de investigación relacionando literatura y fotografía de quien es uno de los principales referentes en la materia.

Queda aún por celebrarse el día 9 la conferencia que Antonio Vela de la Torre sobre cómo se forma una colección fotográfica. Y la actividad 'Un fotógrafo en tu mesa' utiliza las tertulias típicas de las tascas y bares cordobeses o andaluces, para establecer un contacto directo entre fotógrafos que enseñan su obra a otros ya consagrados de la talla de Rafael Roa, Juan Manuel Castro Prieto, el propio Gervasio, Pablo Juliá o la última el día 16 de mayo nada menos que con Cristina García Rodero. Como he podido reseñar, un festival de un excelente nivel el que los compañeros cordobeses han conseguido estructurar y que nos sirve de referente a la hora de llevar a cabo iniciativas similares por parte de otros colectivos. Y un banquete fotográfico, valga el símil, para convencer de que Córdoba merece una visita fotográfica y también gastronómica, sobre todo si se comparte mesa con algunos de los magníficos fotógrafos e investigadores aquí mencionados, y otros no mencionados.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios