Cultura

El cantor de Jerez que ama a México

Una de las mayores ilusiones que tenía Ismael Jordi como cantante se hizo realidad la noche del pasado lunes en Villa Victorina en el transcurso del Tío Pepe Festival: dedicar un concierto en exclusiva a la música mexicana. En casa de Ismael sonaban desde que era un niño los discos de Luis Mariano y hace años vivió la experiencia de ser el protagonista de 'El cantor de México' en París, que le fue como anillo al dedo y cosechó un clamoroso éxito. Poco después un sello internacional de música estuvo a punto de grabarle un disco sólo de canciones mexicanas, rancheras principalmente. Esas que a él le gusta cantar cuando está con su familia y sus amigos, fuera de la rigidez de los conciertos y recitales líricos. Finalmente aquel proyecto no se llevó a cabo, pero después de oírle el lunes junto a Fernando de la Mora, seguro que se retoma, pues ´México lindo y querido' le abrirá las puertas en ese país, donde el director Rodrigo Macías (que fue quien dirigió de manera impecable a la Orquesta Ciudad de Almería) ya cuenta con él para varias óperas. Le ayudará además la complicidad de un ídolo para los mexicanos, una institución como De la Mora, que recordó en González Byass su debut junto a Ainhoa Arteta en las tablas del Teatro Villamarta, de la mano, cómo no, de Francisco López, el artífice de esta nueva fusión que triunfó en el festival jerezano.

La soprano vasca fue una de las protagonistas del recital, pues en varias ocasiones se refirieron a ella tanto Jordi como De la Mora. "Hoy está con nosotros la andaluza más vasca y la vasca más andaluza", desveló al público el tenor jerezano, que también ha compartido escenario con ella en muchas ocasiones. Arteta acudió al concierto acompañada de su pareja, el capitán de corbeta Matías Urrea, dos años después de que precisamente en el mismo escenario de Villa Victorina ella misma hiciese pública la relación.

La soprano de Tolosa disfrutó mucho de una noche en la que pudo reconocer en los dos tenores algunas canciones que interpreta con asiduidad como la 'Canción vasca' del Cantor de México. Se recordó el día que en su concierto en el mismo lugar, hace dos años, decidió bañarse en el estanque mientras cantaba la 'Habanera' de la ópera Carmen. Fue después de que Fernando de la Mora cantase con su torrente impresionante de voz el 'Júrame' de María Grever. Ismael llegó al escenario y le dijo tras el apoteósico final de la canción: "Fernando, sólo te ha faltado tirarte al agua".

El jerezano derrochó simpatía en su tierra durante toda la noche, haciendo muchos comentarios que provocaron la sonrisa del público, como cuando un ruido desde la colindante cuesta de La Alcubilla le impedía iniciar una canción y, con reflejos, dijo: "Bueno, vamos a esperar a que termine el camión de la basura". "¡Guapo!" le gritaron desde el patio de butacas del jardín, a lo que él contestó: "Seguro que son mis padres…" Y es cierto que Cándido y Ángeles se hallaban entre el público disfrutando de su hijo.

Así, entre homenajes a México y guiños a Jerez (Ismael introdujo un "viva Jerez" en 'México lindo'), reconocimientos a compañeras como Arteta que seguía absorta cada una de las canciones desde su asiento, e invitaciones al público para que corease las más conocidas, transcurrió una gran noche que no terminó con el apagado de las luces en Villa Victorina. Ismael Jordi y Fernando de la Mora dieron muestras de su gran talante, generosidad y sencillez atendiendo hasta altas horas a muchos de los aficionados que se habían congregado en los diferentes lugares que González Byass dispone estas noches para cenar, tapear o simplemente tomar una copa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios