Crítica

'La casa de Bernarda Alba' triunfa en el Villamarta

  • La obra, coproducida por Teatro Villamarta y Teatro Cervantes de Málaga, preserva el drama teatral de Lorca, arropándolo con la música del compositor Miquel Ortega, que fija las tensiones de los personajes de la obra lorquiana

'La casa de Bernarda Alba' triunfa en el Villamarta

'La casa de Bernarda Alba' triunfa en el Villamarta / Miguel Ángel González (Jerez)

Había muchas ganas en Jerez de volver al Villamarta en condiciones de casi normalidad, y el público llenó el coliseo, convocado por la fuerza de la llamada de Lorca y su Bernarda Alba, bajo el formato de ópera. Y pude ver entre los asistentes tanto a los asiduos de la Lírica, como a los no tan asiduos, sin duda porque Lorca es mucho Lorca.

Miquel Ortega, compositor de la música de esta ópera, cogió la batuta para dirigir a la Orquesta de Cámara de la Sinfónica de Málaga. Esto, como es natural, suele ser garantía de que lo que se interpreta se hace tal como el autor quiso expresar en la partitura. No pude ver la partitura, pero sí que puedo decir que la orquesta sonó empastada y con un empaque digno de mención, habida cuenta la parquedad de instrumentos que había en el foso. En mi opinión sobresaliente.

La obra de Ortega, con libreto de Julio Ramos se estrenó en versión de orquesta completa en Madrid en el teatro de La Zarzuela, en 2018. La versión que vimos el sábado pasado en el Villamarta es para orquesta de cámara y es una coproducción del propio coliseo jerezano y del Teatro Cervantes de Málaga. Su estreno fue en Málaga, y después de esta representación de Jerez, viajará a Tenerife.

El libreto es conservador y preserva la obra de Lorca, a la que le añade una música de principio a fin que, en cierto modo recuerda al tipo de música que ambienta las producciones cinematográficas de hoy día. No llega a crear arias reconocibles en los cantantes, pero su música no es atonal, sino que conserva la tonalidad, creando impactantes escenas a la hora de poner sobre las tablas el libreto basado en la genial obra de Lorca.

Esa música se va engarzando con las tensiones de los personajes que Federico crea dentro de los muros hechos ‘a cal y canto’ de la Casa de Bernarda Alba. En ocasiones la tensión musical se encamina casi a la atonalidad musical, con lo que se acentúa el ambiente asfixiante que reinaba en la casa de Bernarda, quien impuso un incomprensible y riguroso luto de ocho años a sus hijas, sin poder salir de casa tras la muerte de su segundo marido.

Pero pese al agobio de la casa lorquiana de Bernarda, por sus gruesos y encalados muros se cuela, por rendijas y recovecos, la música de Miquel Ortega.

La música es lo único que consigue saltarse la rigurosa prohibición de entrar en casa de Bernarda. El autor, Miquel Ortega, además de introducir su música entre esas paredes, supo leer muy bien las tensiones del texto lorquiano, favoreciendo la fijación del ambiente con su música, tejiendo texturas que dan una cobertura que arropa las tensiones ya existentes en la casa de Bernarda.

La mezzosoprano Ana Ibarra encarnó el papel de Bernarda Alba con buena dicción y con capacidad dramática. Excelente estuvo el barítono Luis Cansino, el único hombre sobre las tablas, aunque caracterizado de mujer en el papel de Poncia la criada, y que le puso el contraste a las líneas de canto femeninas del resto de cantantes. Fue muy aplaudido por el público. Muy bien. Carmen Romeu repitió el papel del estreno en Málaga, interpretando con seguridad en lo canoro el papel de Adela y con sobresaliente en lo dramático. Muy bien

Berna Perles asumió el papel de Angustias, convenciendo al público villamartino. La malagueña lo hizo bien tanto en lo canoro como en lo dramático. Maribel Ortega, en el papel de Martirio, la otra gran enamorada de “Pepe el Romano”, triunfó ante su público jerezano, trasmitiendo con convicción la envidia que encierra el personaje.

Un éxito del Teatro Villamarta, dando lustre con ello al ‘Ciclo 25 Aniversario’ del Teatro. El numeroso público que acudió aplaudió con ganas esta nueva coproducción villamartina, que puedo asegurar que gustó tanto a los amantes de la ópera como a los que no lo son tanto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios