Cultura

Un clásico de la guitarra actual

  • La madrileña Acordes Concert reedita el disco 'Aljibe' de Manolo Franco en una transcripción en partituras

Una excelente noticia: la reedición de un disco fundamental en la historia de la guitarra flamenca contemporánea. Se trata de Aljibe, firmado por Manolo Franco (Sevilla, 1960) en los años 80, y que pedía a gritos una edición nueva. El único disco como solista que Franco ha publicado hasta la fecha. Éste nos llega al fin de la mano de una editorial de transcripciones de guitarra flamenca, Acordes Concert, en la que la grabación se ofrece como complemento para el estudioso de la guitarra actual. Más que complemento. La edición coincide con la noticia de que la discográfica sevillana Pasarela, poseedora de los derechos del disco, editará en breve la obra en formato CD y con su portada original. Lo óptimo sería que, dado que tenemos ya el disco en su trascripción para partituras, se le ocurriera a Pasarela hacer una reedición crítica, puesto que se trata, como digo más arriba, de una obra clave de la guitarra flamenca contemporánea, es decir, de la música andaluza actual. Y es que Aljibe, en la edición que nos ofrece Acordes Concert, y fiel a su filosofía pedagógica, se ofrece tal cual al estudiante de guitarra. Por no reseñar, no se hace referencia al año de edición (1986), músicos que intervinieron en la misma (además del propio Franco) y demás características de la edición original. El disco es hijo de su tiempo en todos los sentidos, incluyendo los arreglos de percusión de las colombianas que abren la pieza. Lo mejor de Franco es fruto de la serenidad de los pasajes ad libitum de sus obras, en las que se abre una dimensión emocional de gran profundidad. No es que no se muestre solvente en picados, alzapúas y demás recursos rítmicos. Mas la guitarra de Franco huye de la prisa y del vértigo contemporáneos para instalarnos en universos apacibles, serenos, donde es posible percibir el paso de las nubes. Su creatividad estalla cuando el ritmo cesa, mientras que en rasgueados y medidas resulta más convencional. Las notas se suceden sin prisa, mostrándonos que cada una de ellas dispone de un espacio propio, único, irrepetible. Así, nada parece superfluo, y todos los recursos se articulan en aras de una obra mayor. Todas estas características lo convierten en un tocaor de aura clásica, una rara avis del flamenco contemporáneo, devorado por la prisa en el mástil. Franco es mejor cuanto más abstracto, cuanto más íntimo, en tanto que en los pasajes cantables resulta más predecible. No obstante, la sabia combinación de ambos paisajes son los que hacen de esta una obra fundamental. Por ello la soleá se sitúa en el centro del disco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios