Víctor Manuel | Cantautor

“El Marco de Jerez siempre me ha parecido un lugar maravilloso para vivir”

  • Víctor Manuel se reencontrará con las botas de González Byass cuarenta años después el próximo 4 de agosto en el Patio de la Tonelería de la bodega jerezana

Víctor Manuel, en una entrevista.

Víctor Manuel, en una entrevista. / EFE

Víctor Manuel actuará en el VII Tío Pepe Festival, dentro del “Ciclo Veranea en la Bodega”. Será el 4 de agosto en el Patio de la Tonelería, de la impresionante Bodega Tío Pepe de González Byass de Jerez. Aunque como dice en su último disco “Casi nada está en su sitio”, las botas de Tío Pepe le aguardan, donde deben estar, en su sitio, en una de las Bodegas más famosas del mundo…

–Su último disco, de 2018 “Casi nada está en su sitio” ¿Ha resultado ser un título profético?

–Pues mira, cuando se editó el disco, la primera pregunta que me hacíais en todas las entrevistas es ¿qué es lo que no está en su sitio? La verdad es que seis meses después ya no me lo preguntaba nadie, porque fue cuando empezó a haber una gran inestabilidad política, preparándose mociones de censura, en fin todas esas cosas…y ya la gente dejó de preguntarme eso y ahora la gente me pregunta de otra manera, quizá porque el descoloque del que yo hablaba entonces era sobre la posibilidad que nunca se había contemplado de que un presidente de los Estados Unidos fuera un zombie, como hasta hace poco era el Sr. Trump. Y después la desinformación y el exceso de información que hay en la gente…pues todo eso creo que no estaba en su sitio y sigue sin estarlo.

–Viene a Jerez, al VII Tío Pepe Festival, dentro del Ciclo Veranea en la Bodega. ¿Qué le parece cantar rodeado de las botas de vino centenarias de las Bodegas González Byass?

–Me parece muy bien. Yo estuve en Jerez hace muchos años, y en una bota por ahí estará mi firma. Puede ser del año 1980 o antes incluso, de 1976…Me gusta mucho el marco de Jerez, me gusta lo que pasa ahí. Me gusta la gente, la música, y me parece un lugar maravilloso para vivir.

–Siguiendo un poco con el vino, ¿Qué nota de cata le pondría Ud. al público que está dispuesto a saborear su espectáculo?

–Hombre, un 10… ¡Qué menos! A mi me parece una heroicidad ir a sacar una entrada a un lugar, desplazarte, a veces kilómetros, encontrar un sitio, aparcar, entrar y si encima se lo pasan bien, pues es una maravilla todo eso ¿no? Pero, en fin, mirándolo desde fuera, me llama muchísimo la atención que la gente se mueva por ir a verte, por cantar unas canciones contigo, por estar una noche arropándote…y ese es el secreto además de la duración de la vida artística de cualquiera. Quiero decir que haya gente que tenga interés todavía por ir a verte, que tú tengas un repertorio que le pueda interesar a bastante gente y no tiene otro secreto. Y el día que eso deje de ocurrir, te vas a tu casa, y ya está, se acabó.

–Una pregunta al experto en folclore que Usted es: de la Rosalía precursora del feminismo, Rosalía de Castro, Ud. escogió una poesía y la cantó. ¿Cuál es la memoria folclórica de la mujer en España?

–Pues son muchas memorias, y además muy diferentes, porque no es comparable la memoria que uno tiene de Rosalía, a la de otras, porque el abanico es tan amplio y tan diferente, además, entre unos lugares y otros de este país, que la verdad, te digo que yo no conozco tantos países con la capacidad que conozco en España, por haber viajado y haber estado en tantos sitios. A mí me parece maravilloso. ¿Qué tiene que ver Anita La Piriñaca con Rosalía de Castro? Pues nada, pero seguramente hay en ellas una eternidad dentro, que es lo que nos han transmitido en todos estos años y que por eso las escuchas y ves que es un material que está vivo…

–Sin embargo hoy en día, para el público joven, Rosalía es otra persona, otro género, y un empoderamiento de la mujer...¿Qué ha pasado entre medias?

–Pues en medio… ¡Huy qué bien! ¿Sabes lo que pasa?, que a veces yo me sorprendo hablando con gente joven y tal, y no conocen cosas muy inmediatas. O sea, y ya no hablo de Rosalía de Castro…Hace años me impresionó una cantante inglesa que estaba en el nº 1, y que tenía 18 años. Le preguntaron por Mick Jagger, y no sabía quién era, y tu dices: no puede ser, pero sí es, es: porque la gente más joven ve las cosas en una dirección, la que le interesa, y coge y capta lo que le interesa, y cada tiempo tiene su música, y cada persona tiene música que le acompaña, y seguramente con el disco duro lleno hasta la muerte. Pero es su música, no la que está al lado ni antes ni después, y además las cosas son menos rígidas ahora, por las redes, donde puedes acceder a cosas por muchos caminos… Sólo con un click…A mí me encanta Rosalía, pero incluso antes de este boom. Yo la vi, y las cosas que había hecho ya me interesaban muchísimo. Hay gente joven valiosísima que uno los ve y se dice dice: jó yo esto no lo sé hacer, no lo he hecho nuca, pero me gusta muchísimo. Hay algo potente, hay algo serio detrás…

– ¿Qué opina de las nuevas visiones del folclore en su tierra natal con mezclas de estilos nuevos? Hay un nombre: Rodrigo Cuevas…

–Rodrigo por encima de todo es un cantante maravilloso, es un tío con una ductilidad y una facilidad para cantar que le permite cantar lo que le de la gana. Ha encontrado por ahí un camino y a mí me parece interesantísimo lo que ha hecho en el último disco y ojalá que vaya muy bien y ojalá algún día sea un artista mayoritario, aunque le está yendo muy bien ya, y uno no puede más que alegrarse cuando la gente mete cabeza y además tiene inteligencia detrás de lo que hace…

–Para finalizar le propongo a Ud. una receta de cocina, ya que sé que está muy culinario últimamente. Ahí va: Unas fabes con langostinos de Sanlúcar, al Oloroso de Jerez. ¿Qué le parece? ¿Cómo desarrollaría el encargo?

–Pues mira, en vez de fabes te voy a proponer otro tipo de legumbre: Hay una, que se llama verdina en Asturias y Galicia, finísima y delicadísima, que es la que se suele utilizar mucho con marisco, con rape, y que hace unos guisos maravillosos, como unos callos de bacalao que hago, que son de chuparse los dedos…pero bueno, eso está tirao…es facilísimo. Es disponer de buen material: tener un buen caldo, tener unos buenos langostinos, unas verdinas, un buen oloroso de Jerez, y que haga chup-chup, y nada más…

“Con mucho gusto”, y al pie de la bota que tiene su firma en la bodega… También, con todo eso… Y que vaya bien…

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios