Cultura

Un estudio desvela que el pintor Bernabé de Ayala nació en Jerez

  • La investigación de Eduardo Lamas apunta que el discípulo de Zurbarán no era de Sevilla, tal como se creía, y dota a Cádiz de mayor importancia artística

Todos los caminos no llevan a Roma. En este caso, a Eduardo Lamas Delgado todo le conducía a Jerez. Como por obra del destino, 400 años después, una simple casualidad, un hilo del que tirar, unas maneras detectivescas, este investigador del Instituto Real del Patrimonio Artístico de Bruselas (IRPA) descubre el lugar de nacimiento del pintor Bernabé de Ayala. Discípulo de Francisco de Zurbarán, se pensaba que había desarrollado toda su actividad en Sevilla y que, por ende, se creía además que había nacido también allí. Un reciente estudio publicado por Lamas en la revista de la Universidad Libre de Bruselas desvela que el pintor nació en Jerez, allá por 1620, y que su mujer, Leonor de Vargas, también era jerezana. La investigación destaca también que probablemente Ayala se marchó a Sevilla para formarse en el taller de Zurbarán, en la época de la Cartuja, y que desde allí se marchó a Cádiz atraído por el desarrollo económico de la ciudad y el comercio de arte con América. El pintor tuvo además casa en Sanlúcar, en el barrio de la iglesia de Santo Domingo, localidad con la que tuvo mucha relación, de hecho, se casó allí. "He localizado en el Archivo Provincial de Cádiz que en 1689 Ayala estuvo viviendo en Cádiz, donde se dedicaba a producir pintura para el mercado americano, ya que poco a poco dicho mercado fue pasando de Sevilla a Cádiz. Y seguramente se mudó allí por dicha razón. También se ha localizado una serie de compañeros suyos, que trabajaban en Sevilla con él, y todos van a la misma localidad, a Cádiz, con los mismos objetivos", cuenta Lamas.

En el testamento de Ayala, fechado en 1664 y realizado en Sevilla, dice el pintor que es jerezano. "En un principio -añade Lamas- yo estaba buscando información sobre un pintor flamenco, Pablo Legot (1590- 1671), y buscándolo a él, me encontré que Bernabé de Ayala estaba viviendo en su casa, primero con el padre, y luego con el hijo, Miguel Legot". Y con la novedad, empezó este estudioso a tirar del hilo. Un hallazgo que subraya además que Cádiz era más importante artísticamente de lo que se creía en la época barroca. El artículo también habla de toda una serie de artistas sevillanos que se mudan o trabajan para Cádiz, como Murillo al final de su vida, el escultor José de Arce, Pedro Roldán...

Respecto a la obra de Ayala en Cádiz, que no se conoce en profundidad, se puede encontrar una Asunción de la Virgen en la iglesia de Santa María Coronada de San Roque. "En las iglesias gaditanas hay muchos cuadros del XVII que todavía hay que estudiar y es posible que haya más obras de él aquí", precisa.

Una investigación que el autor no descarta continuar en el futuro, pero deja el relevo a otros estudiosos de la provincia para que la continúen, e incluso sugiere que su artículo sea traducido al español y publicado en la Revista Historia de Jerez, del Centro de Estudios Históricos Jerezanos (CEHJ), "para que pueda ser accesible a todos los jerezanos". "Hay -añade- mucho por descubrir, por ejemplo, y siguiendo con la órbita de Zurbarán, sabemos que su hijo, Juan, debió pintar también cuadros religiosos, pero no están firmados. Quizás, de los que se atribuyen a su padre, alguno puede que sea del hijo. En Cádiz hay mucha obra, al igual que en Sanlúcar, en Jerez..., donde hay mucho que estudiar todavía. Queda mucho por hacer. Cuando haga más estudios sobre pintores flamencos en Andalucía, seguramente surjan más novedades que contar".

Además de este descubrimiento, Lamas ha realizado otras investigaciones tan interesantes como encontrar obra española en Bélgica, por ejemplo, un Murillo, localizado en 2009. También ha podido identificar y documentar un cuadro del granadino Pedro Atanasio Bocanegra -expuesto en la muestra Limes Fidei de la Catedral jerezana hasta el próximo 19 de marzo-, hallazgo que saldrá publicado próximamente en el catálogo de dicha muestra, elaborado por Pablo Pomar y Javier E. Jiménez.

Eduardo Lamas, nacido en Sevilla, ha veraneado en Rota toda su vida, "así que tengo un vínculo afectivo muy fuerte con Cádiz". Estudió Historia del Arte en Francia y ahora trabaja en Bélgica, desde hace 10 años, donde es experto en pintura Barroca. "Un trabajo -confiesa- que es a la vez una afición, leo sobre ello, mis vacaciones son para ver arte... Me gusta lo que hago. Es una pasión".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios