Patrimonio Donación

53 legajos y más de 1.700 historias

  • La familia Ponce de León dona al Archivo Municipal de la ciudad el fondo documental de la marquesa de Casinas · Este "importante" legado abarca desde el siglo XV hasta mediados del XX

Aquel armario era todo un símbolo para la familia Díez Ponce de León. Estaba en el despacho de papá, así que debía de guardar algo muy importante en su interior. Siempre estuvo ahí. Era como un tesoro en una isla para los pequeños que vivían en aquella casa de Madrid. En muchas ocasiones veían, ensimismados, cómo su padre se dejaba la vista y la paciencia descifrando los documentos o tomando notas, siempre en tinta verde, en cuartillas que luego quedaban unidas, con un pequeño resumen, a los papeles descifrados que se conservaban en aquel mueble.

Pilar Ponce de León y de las Heras marquesa de Casinas (Jerez-1902, Madrid-1959) era una "mujer normal, buena, cariñosa, generosa y muy divertida" y aunque no tuvo una instrucción amplia, esta carencia la suplió con la lectura y con una gran inteligencia natural. Se marchó a Madrid por motivos laborales de su marido, Rafael Díez y Zurita, en 1941. Una vez fallecido el padre, en 1968, toca el momento de la partición hereditaria. Aquellos papeles familiares, los que se conservaban en ese mítico armario, fue para Rafael Díez Ponce de León, quien reconoce que no le dedicó atención en apenas veinte años. Un día sintió la necesidad de abrirlo y conocer él mismo lo que aquellos legajos guardaban, lo que se decía en aquellos documentos y por qué necesitaban de aquellos cuidados de sus padres. "Pronto comprendí que lo que allí se decía podría ser más útil a quien dedica su vida a la investigación y al conocimiento del ser humano y de la Historia", comenta Rafael.

Ahora, 53 legajos, que contienen más de 1.700 documentos que abarcan una fechas extremas del siglo XV hasta mediados del siglos XX y que conforman el fondo documental 'Ilustrísima Señora Doña Pilar Ponce de León y de las Heras, Marquesa de Casinas', han sido donados al Ayuntamiento. Esta entrega viene a dotar de fondos de valor incalculable al Archivo Municipal, ampliando su prestigio y poniéndolo al servicio de la investigación científica.

El acto de donación, celebrado ayer en el Salón Noble del Ayuntamiento, contó con la presencia de numerosos familiares, que han dejado de manifiesto su apoyo a una donación que la alcaldesa, Pilar Sánchez, definió como "un acto de generosidad y de cariño a la ciudad", quien mostró, tras la firma del acta de donación ante el notario Juan Marín, su "agradecimiento a toda la familia, en nombre de la ciudad, este acto ejemplar que viene a dotar de un valor añadido a nuestro Archivo. Me gustaría que este gesto sirviese de ejemplo a otras familias jerezanas que pudiesen contar con fondos documentales históricos, porque les puedo asegurar que en el Archivo Municipal estarán a buen recaudo según la Ley de Patrimonio Histórico".

"Cuando le propuse a Dolores Barroso (delegada de Cultura y Fiestas) que si quería que se quedara aquí el fondo o lo llevaba a otro sitio, me dijo que antes muerta, que se tenía que quedar en Jerez", cuenta afablemente Rafael, quien aprovechó la ocasión, en nombre de su familia, para dar su agradecimiento a la alcaldesa, así como a la gran acogida que la delegada de Cultura y la labor realizada por el Archivo Municipal.

"Esta donación ha sido todo un lujo. Uno de los objetivos de las delegación es que el Archivo Municipal se ponga en valor, no sólo por la importancia de sus documentos, sino porque realmente necesita unas mejoras, aunque haya unas garantías totales de conservación", comentó Barroso. "Lo que queremos -dijo- es que en el Archivo descanse, se cuide todo el potencial y el patrimonio histórico y documental que está en Jerez y que le afecta. Esta iniciativa, que no la buscamos y que vino directamente, no sólo incrementa el Archivo sino que demuestra el interés para los temas fundamentales de la ciudad. Es un ejemplo para otros particulares y para que la ciudadanía tome conciencia de la relevancia patrimonial de la ciudad".

La aceptación de esta donación por parte de Rafael Díez Ponce de León fue aprobada por la Junta de Gobierno Local el pasado 19 de junio. Durante el acto de rúbrica del acta de cesión del fondo documental, se expuso una pequeña selección de documentos incluidos en este fondo, pero que sirven para dar cuenta del importantísimo valor histórico y patrimonial del legado. Así, se pudo ver una escritura de compraventa otorgada por Juan de Jaén el Viejo a favor de Juan Fernández de Castro las Salinas de Tarifa ante Manuel Segura, en 1512. Documento en pergamino que constata la riqueza y extensión de las posesiones adscritas al linaje Ponce de León, llegando a ser dueños de salinas en Tarifa. Los árboles genealógicos de los Ponce León, de la Cueva y de Grajal o Grajales, del siglo XVI, una pequeña selección, reflejo vivo de la antigüedad y la interrelación con otros linajes y familias de los Ponce de León. La carta abierta (Privilegio) otorgada por el Rey Fernando el Católico a Luis Ponce de León, armándole caballero, en Granada a 15 de junio de 1501. Documento excepcional desde el punto de vista histórico, diplomático y archivístico, siendo dicha Carta autógrafa del Rey Fernando el Católico, en la cuál agradece a Luis Ponce de León su actuación en la Guerra de las Alpujarras y su agradecimiento armándole caballero. El traslado del privilegio otorgado por los Reyes Católicos de 100 cahíces de trigo sobre tercias reales a Esteban de Villacreces dado en Córdoba en 2 de julio de 1482, bellísimamente ilustrado por grutescos, miniados, un verdadero bestiario medieval, desconocido hasta la fecha en los fondos jerezanos y posiblemente en los andaluces. También se mostró el breve pontificio otorgado por Inocencio XI a Dionisio Suárez de Toledo y Teresa de Torres y Herrera su mujer, un documento papal en vitela (pergamino), de gran valor estético y diplomático, escrito en latín, concediendo dispensa a los otorgantes Dionisio Suárez de Toledo y Teresa de Torres y Herrera, su mujer, en 1684.

Para el jefe del departamento del Archivo Histórico Municipal, Manuel Antonio Barea, esta donación es "magnífica, por la amplitud temporal y por la cantidad de los documentos, que nos van a facilitar la investigación sobre el Jerez nobiliario y desde luego, ha sido un acto de cariño por parte de la familia extraordinario". "Para nosotros -añade- ha sido una suma, suma grande. El mantinimiento de este archivo es digno de admiración".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios