Archivos

“La gente del siglo XX y XXI nos creemos a veces que somos únicos”

  • La presidenta de la Fundación Casa Medina Sidonia, Liliane Dahlmann, inaugura el curso de los Amigos del Archivo y es nombrada Asociada de Honor

Liliane Dahlmann muestra el grabado que ha recibido como regalo por su nombramiento. Liliane Dahlmann muestra el grabado que ha recibido como regalo por su nombramiento.

Liliane Dahlmann muestra el grabado que ha recibido como regalo por su nombramiento. / Vanesa Lobo (Jerez de la Frontera)

La presidenta de la Fundación Casa Medina Sidonia, Liliane Dahlmann, fue la encargada de inaugurar este miércoles el curso de la Asociación Jerezana de Amigos del Archivo, en el salón de la Once, con una conferencia centrada en el Archivo Casa Medina Sidonia y explicó su significado desde el punto de vista cultural e histórico y los fondos que contiene, con un total de 6.318 legajos, que datan desde la Edad Media.

Al finalizar el acto fue nombrada Asociada de Honor de la entidad. “Este nombramiento –confesó– me parece un honor, una distinción inesperada. La verdad es que me abruma en cierta manera, pero estoy muy agradecida y espero merecer este título tan prestigioso y dado con tanto cariño por parte de la Asociación”.

Una asociación con la que la Fundación tiene una estrecha relación ya que ambas colaboran en numerosas actividades. Dahlmann subrayó la labor que desempeña la Asociación Jerezana de Amigos del Archivo, que calificó de “ejemplar en todos los sentidos, son muy activos”, y recordó que la semana pasada acudió a las Jornadas sobre Prehistoria que organizó dicha organización en la Sala Compañía, “que me pareció de un nivel altísimo y con un gran poder de convocatoria.

Creo que su labor es fundamental para dar a conocer nuestro legado cultural e histórico. Asociaciones así deberían existir en todas las ciudades”. 

La Fundación está en estos momentos en fase de inicio de la digitalización de los archivos, “que espero que sea pronto, una meta que buscamos alcanzar”. Una Fundación que su presidenta dice “se debe caracterizar no sólo por preservar esas fuentes documentales, sino por dar traslado de esas fuentes al mundo porque si no, no tienen sentido instituciones como la nuestra. No puede ser privativo de una casta o una élite intelectual o académica. Lo que se conservan aquí son las fuentes de la historia de las sociedades, entonces debe volver a esa sociedad que generó esa documentación. Eso sólo hoy lo podemos conseguir gracias a la digitalización. Y yo espero que empecemos en breve”.

Dahlmann confía en que todo ese conocimiento “llegue a futuras generaciones, ya que estamos faltos de referentes en una sociedad amnésica, que no sabe lo que es el presente ni sabrá lo que es el futuro. No es una banalidad, si de algo sirve la historia es para no cometer los mismos errores y es para saber, sobre todo, quiénes somos y adonde vamos. A veces creemos que la gente del siglo XX y XXI somos únicos. ¡Ya antes que nosotros había personas con cabeza y capacidad de razonar y llevarnos más allá de lo ya sabido! Y esto es importante que lo sepan las generaciones futuras. Si sólo llevamos el referente de la noticia rápida y el consumismo fácil, pues será una sociedad perdida y eso es lamentable”. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios