Mauricio Morales. actor

"De pequeño ya decía que quería ser actor; me encantaba disfrazarme"

  • El joven jerezano ha realizado su primer trabajo nacional en la serie de televisión 'Mar de Plástico', que se estrenará el martes Reconoce que le encantaría realizar un musical

Su melena, su piel morena y sus rasgos 'agitanaos' le hacen peculiar. Su carácter amigable, su bondad, su simpatía y su arte le hacen especial. Por eso, sus amigos, en ocasiones, 'odian' salir con él. Porque saben que si lo llevan al lado tendrán que pararse cada minuto, ya que siempre está saludando a sus conocidos, con un abrazo como mínimo. Así es Mauricio Morales, un actor que este año comenzará su último curso de aprendizaje en la Escuela de Arte Dramático de Córdoba. Ante las cámaras con 'Curso Dandalú', cuando no llegaba a los 15 años de edad, continuó con series como 'Flaman' y 'Malviviendo' y ahora, con 22 años, le ha llegado el momento de hacer su primer viaje a Madrid para interpretar un papel en la serie de televisión 'Mar de Plástico', que se estrena el próximo martes.

-¿Qué tal su primera experiencia rodando en Madrid?

-Muy bien, aunque mi papel es episódico. La verdad es que lo di todo y espero que quedaran contentos conmigo. Poder ir a Madrid a grabar me dio mucha alegría, porque llevo muchos años para que salga esto adelante y la capital es donde está todo ahora mismo. Se hacen cositas por el resto de España pero todo está en Madrid. Tener un rodaje allí es ver que con el trabajo hay un fruto. Además, es mi primer estreno nacional en una serie donde están Rodolfo Sancho, Jesús Castro, Jesús Carroza, Belén López... Hay un buen reparto y he estado a gusto y muy bien con ellos.

-Rodar será muy diferente a actuar sobre las tablas, ¿no?

-Es muy diferente actuar en teatro o en cine. Quieras o no, el teatro es superior, es muy, muy bonito. En la Escuela de Arte Dramático lo que se hace es teatro, aunque hay alguna asignatura con cámaras. El 90% es teatro y, si te gustaba poco, hace que te encante. Es un día, otro día, otro día. Yo empecé sobre las tablas con la escuela Teatro Estudio Jerez.

-¿Cuándo pensó que quería ser actor?

-Llevo mucho tiempo intentando recordarlo. Fue hace muchos años. Desde pequeño ha sido mi pasión, siempre me ha encantado hacer el tonto y disfrazarme. Me preguntaban: "¿Tú qué quieres ser de mayor?" Y a todos se nos ocurre decir astronauta o futbolista, pero yo también decía actor. Lo decía, pero nadie se lo creía, hasta que cada uno coge su camino y ven que el tuyo es este.

-¿Y cuando acabe en la Escuela de Arte Dramático, su camino volverá a Jerez?

-Ojalá que no. Sería señal de que estoy prosperando en mi carrera. Algún día me gustaría echar raíces aquí, hacer teatro, montar mi escuela... Eso me gustaría, pero lo veo algo muy, muy lejano. De momento, mi visión es irme de aquí, ya no a Madrid, que es lo más cercano, sino fuera. A sitios como Inglaterra, que es la cuna del teatro, América... No me pongo límites. Mientras esté trabajando en el mundo del espectáculo yo estaré contento.

-En los papeles que interpreta se ve duende...

-Yo siempre le intento echar un poquito de 'ange' a todo. Hay que echarle arte. En Flaman hice kárate, me eché unos cantecitos, aunque no se me da muy bien, pero le eché cara, y di mis 'pataítas' (risas).

-¿Eso nace de usted o se lo dice el guión?

-Más o menos siempre hay un guión, pero tú le pones algo tuyo. A veces el guión se cambia, le comentas al director que quizás le venga mejor al personaje hacer esto otro y, si lo ve bien, lo permite.

-Sus rasgos son muy característicos.

-Mucho. No sé si será bueno o malo, pero de momento lo estoy aprovechando; en televisión más o menos siempre me dan el mismo personaje. Muchas veces me preguntan: ¿Encasillamiento?. Pues bendito encasillamiento. Si es lo que te va a dar trabajo durante tres, cuatro o cinco años, adelante. Si me veo cinco años seguidos trabajando en el mismo papel, pues ahí me encargaré de intentar cambiarlo. Ahora mismo, en teatro la Escuela me ha dado muchos papeles donde he tenido que cambiar la caracterización o el acento. Este año, por ejemplo, he tenido un papel en la película 'Judío Andalusí', de un director de Córdoba, y ahí hacía de árabe. Estamos utilizando los rasgos, sí, pero hemos cambiado un poco el papel, porque hacía del malo de la película.

-La pregunta obligada: si le dicen que se corte el pelo...

-Me lo preguntan muchísimo (risas). ¿Cuándo te vas a pelar? Desde pequeño hay algo que siempre he dicho, que si algún día me corto el pelo será porque me lo pide un director. Que yo vea un proyecto bueno y me digan: "Mauricio, te vamos a tener que pelar". Yo por ahora estoy muy a gusto con mi melena. No me la cortaré hasta que me lo digan. Recuerdo que en el 'casting' de Flaman me lo dijeron. Me preguntaron que si yo aceptaría cortarme el pelo para hacer el papel protagonista. Dudé, pero le eché valor y les pregunté yo a ellos: "¿No podría salir en la serie si no me pelara?" Y me dijeron que sí, pero como uno de los amigos del protagonista. Les contesté que no me pelaba; y me arrepentí (risas). Al día siguiente me acuerdo que hablé con mi familia y me dijeron que estaba loco. A los dos o tres días llamé a producción para decirles que me lo cortaba, pero me dijeron que no me preocupara, que ya estaba dentro. Un electricista tiene su caja de herramientas, un profesor tiene sus tizas y nosotros tenemos el cuerpo. Es nuestra profesión, es nuestra herramienta.

-¿Dónde se ve dentro de 10 años? Este curso acaba sus estudios.

-Ni me lo creo. Lo rápido que pasa el tiempo… (risas). Hace nada me estaba comiendo la cabeza para hacer las pruebas de la Escuela y ahora estoy a punto de acabar los estudios. Ahora mismo lo que más siento es miedo. Aunque haya hecho bastantes cosas, siempre he tenido el 'colchoncito' de estar estudiando. Si me llevo dos, tres o cuatro meses sin hacer nada estoy estudiando, pero terminar significa 'buscarse las papas'. Quiero tener mi vida centrada en la interpretación y el mundo del espectáculo. Me gusta mucho el circo, me encanta la parte corporal y no me importaría nada hacer un espectáculo. La interpretación es un mundo muy amplio. Los musicales también me gustan mucho, llevo tiempo pensando que me encantaría hacer uno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios