Cultura

El pintor de Puerto Sherry

  • Más de 40 obras de José Manuel Paredes acaban de ser expuestas en Nom Pen, capital de Camboya Otras tantas se encuentran en estos momentos en Tánger

Sin lugar a dudas, la historia del pintor gaditano José Manuel Paredes es digna de dar a conocer. Tras casi una vida dedicada en cuerpo y alma al mundo de la arquitectura, diversos problemas de salud lo apartan de su profesión y se vuelve a encontrar con una de sus grandes pasiones, el mundo del arte.

Con 65 años recién cumplidos Paredes acaba de celebrar 15 como pintor profesional, cambiando los planos y metros por pinceles y paletas multicolores, consiguiendo de esta manera el reconocimiento del mundo de las artes plásticas. No fue hasta el año 2002 cuando realiza una de sus primeras exposiciones en su lugar de residencia, El Puerto, llevándola a cabo junto a otros artistas en la Galería Aguatinta, actualmente desaparecida. Al año siguiente comienza a dar a conocer su obra de manera independiente con muestras en distintos puntos de España, como en la Galería Skimo Arte de Madrid o en el Colegio de Arquitectos de Cádiz.

Durante los años posteriores siguió conquistando diversas galerías de arte, salas de exposiciones y museos, dando el salto fuera de España hacia la Feria Internacional de Arte de Lille, una ciudad del norte de Francia. Actualmente alrededor de unas 40 obras acaban de regresar a su estudio, ubicado en la zona de Vistahermosa, desde el restaurante The Lemon Tree, en la capital de Camboya, Nom Pen. Además, en estos momentos, otras tantas pinturas se encuentran en Tánger a la espera de aquellos que quieran descubrir el universo interior de José Manuel Paredes.

Es tarea casi imposible numerar todas las obras que el artista plástico ha realizado a lo largo de su trayectoria, ya que como pudo comprobar Diario de Cádiz durante la visita a su estudio, cualquier rincón alberga una obra de arte. Es tal su producción, que en varias ocasiones Paredes no recuerda exactamente el leitmotiv de una en particular. Aún son demasiadas las creaciones que no han visto la luz, como los múltiples cuadernos de viaje en los que el pintor ha reflejado paisajes mientras su mujer conducía. No sólo tiene representado terrenos de la provincia, como las playas de Conil, sino de otros lugares internacionales, como Grecia.

Una de las particularidades de estas pinturas no mostradas al gran público es que son realizadas con acuarelas, aunque han sido trazadas previamente con un lápiz o con un rotulador negro para conseguir un efecto de realce en las líneas, delimitando así el espacio. Además, estas obras distan mucho de las grandes composiciones a las que tiene acostumbrado Paredes, ya que huyen más de la realidad del propio autor para asemejarse a la propia realidad.

En otro conjunto de libretas también es posible contemplar algunos cuadros donde el autor gaditano imita a la perfección el estilo de Pablo Picasso, habiendo recibido esta etapa el nombre, durante la visita de este periódico, Paredes picassiano. Una de las series que más llaman la atención, realizadas bajo la mirada del artista malagueño, es la que representa guitarras, conformada por más de 70 pinturas diferentes en las que se usan distintas técnicas pictóricas como los collages, conformados por materiales como páginas de Diario de Cádiz u otros tipos de papel.

De lo que no hay duda es que la obra cumbre de José Manuel Paredes se encuentra ubicada en el puerto deportivo de Puerto Sherry, de ahí que haya recibido el apodo de 'El pintor de Puerto Sherry'. Fue en el año 2010 cuando el artista recibió el encargo por parte de la dirección del complejo para la realización de una serie de obras al aire libre ubicadas en dos puntos distintos del mismo. Los dos murales, de los cuales uno recibió el nombre de El malecón de la alegría, fueron llevados a cabo entre unos cuatro o cinco meses, usándose muchas horas de trabajo, así como un grandísimo esfuerzo, para el resultado final que hoy en día se encuentra algo deteriorado por las inclemencias meteorológicas, por lo que es necesario una pequeña restauración para devolverle el aspecto original que presentaba hace unos cinco años.

No sólo Paredes es conocido por este sobrenombre debido a la creación de las dos obras de gran tamaño -una posee 240 metros de longitud por 3 de alto y la otra un total de 30 metros cuadrados- , sino porque Puerto Sherry es una de sus grandes inspiraciones a la hora de llevar a cabo sus obras, eso sí, reinterpretando el puerto deportivo a través de su propia visión.

Hablar a estas alturas de José Manuel Paredes es hacerlo de su estilo. Su forma de interpretar la realidad le ha condicionado en ocasiones a que no sea comprendida su obra, ya que la sensibilidad del que la contempla es un factor clave para poder entrar en el mundo interior que el pintor plasma en cada uno de sus cuadros, independientemente del tamaño y de la técnica pictórica utilizada.

Ya sea a través de la pintura acrílica, de la acuarela, del lienzo, del óleo, o de cualquier tipo de técnica pictórica y/o soporte, lo cierto es que sus paisajes urbanos tanto de El Puerto como de la provincia de Cádiz no han pasado desapercibido en el mundo pictórico. Poco a poco y de manera paulatina, el artista gaditano ha sabido crear un estilo propio que define toda su producción, utilizando unos colores fuera las principales corrientes pictóricas y unas formas que rara vez se han podido ver en la provincia.

José Manuel Paredes es uno de esos pintores que con mucho trabajo, además de una pasión desmesurada por el mundo artístico, ha conseguido hacerse un hueco destacado y hacer sentir infinidad de sentimientos a través de su extensa producción.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios