Ana Belén. Cantante y actriz

“Mi relación con esta provincia es muy cercana, aquí conocí el mar”

  • La madrileña actuará el próximo 14 de agosto en el VI Tío Pepe festival donde presentará ‘Vida’ y cantará sus grandes éxitos

  • Asegura estar muy ilusionada por actuar en la ciudad

La cantante Ana Belén. La cantante Ana Belén.

La cantante Ana Belén. / Efe/Miguel Paquet

Ana Belén llega al Tío Pepe Festival de Jerez el próximo 14 de agosto para ofrecer ‘Vida’, su último disco, y las grandes canciones de su prolífico y variado repertorio. Lo hará en un espacio único, las bodegas González Byass. Conversamos con ella. Generosa y cercana, como siempre, con la ilusión a flor de piel y feliz de las calidades y cualidades que conforman su último disco.

–¿Qué supone para usted cantar en el Tío Pepe Festival?

–No he estado antes, todo lo que me han contado del espacio es una maravilla y me apetece mucho. Por otro lado, tengo una relación muy cercana con la provincia de Cádiz, porque mi infancia tiene mucho que ver con Rota. Con diez años llegué a casa de mis tíos y entonces conocí el mar. Fue la primera vez que llegué al mar, en esos veranos de mi infancia siempre había un día que dedicábamos a ir a Jerez, a conocer las bodegas… Mi vida ha estado ligada a toda esa zona. Recuerdo con especial cariño el 80 aniversario de Caballero Bonald, que lo celebramos allí y donde coincidí con un montón de amigos.

–Además, tiene cierta relación con el flamenco. Llegó a grabar una inolvidable ‘Amor de Conuco’ con Camarón.

–En el flamenco me muevo por emociones. Pero no soy una entendida, aunque ello no sea necesario para emocionarse con el flamenco. Aquella colaboración con Camarón fue muy especial, recuerdo que el día de la grabación no fue sencilla porque estaba cantada en el tono de él y yo tenia que hacer un esfuerzo por cantarla en ese tono, pero luego fue una colaboración que me dio muchas alegrías a nivel de mucha gente que se ha acercado a mí gracias a Camarón.

–Hacía tiempo que no giraba sola. Vuelve a hacerlo ahora, arropada, eso sí, por magníficos músicos. ¿Qué sensaciones está teniendo con estos conciertos?

–Para este tipo de giras en solitario hay que estar muy fuertes físicamente y mentalmente. Estas ahí y si pasa algo estás tú sola. Cuando íbamos a empezar yo tenia un vértigo... Siempre me pasa lo mismo cada vez que empiezo un trabajo, sea musical o teatral o cinematográfico, creo que se me ha olvidado todo. Ese miedo me obliga a trabajar más, esforzarme más, no faltar ni un solo día a la foniatra… Ese miedo y responsabilidad me hace trabajar muy duro.

–¿Con el tiempo se ha vuelto más meticulosa?

–Ahora no es que sea más meticulosa ni más responsable, eso lo tengo desde siempre, pero el miedo es mayor. Esa responsabilidad la tengo desde la primera vez que me subí a un escenario, pero en ese miedo antes había un componente mas inconsciente que tiene que ver con la juventud. En la medida que te vas cargando de cosas en la mochila se va llenando también de miedo. Cada noche de cada concierto.

–¿Qué aportan las once canciones de ‘Vida’ al conjunto de su discografía?

–Aporta nuevas canciones, trabajar con gente que no conocía, gente joven… Aporta trabajar con gente mas joven de otra generación, que son grandes creadores. Me permite estar en contacto con ellos y que me hayan cedido canciones es un agradecimiento infinito. Y pienso, que bien que confían que yo pueda acercarme a su repertorio, y que incluso en el caso de Rozalén escribiera para mí ‘Mujer Valiente’. Todo eso me llena de alegría. Cuando empezamos a recopilar canciones y ver el repertorio te da un subidón porque tengo muy buenas canciones. Poder tener un repertorio nuevo en este momento después de tantos años de discos, directos, recopilaciones son muy buenas canciones y luego en el concierto las mezclo, porque la gente de entrada lo que quiere oír es lo que más conoce.

"Yo no he sido estandarte ni bandera de nada, simplemente he reconocido que hubo muchas mujeres antes de mi generación maltratadas que dejaron huella"

–¿Hay algunas canciones de las que le pide la gente con la que tengas una cierta relación de amor-odio?

–No, incluso a veces he rescatado para giras algunas canciones muy antiguas, y que de repente las he vuelto a montar, pero claro tienes un repertorio tan grande, más las canciones nuevas, que eso lo puedes hacer muy contadamente, que es lo que a veces nos pasa cuando cantamos Víctor y yo juntos, que llegamos a tres horas de repertorio. Las canciones que me apetece mucho meter son las más raras, las que menos éxito han tenido, las que han sido sacrificadas, incluso dentro del mismo trabajo discográfico. Yo tengo tendencia a rescatar esas canciones.

–¿Qué canción ha rescatado en esta gira al margen de los clásicos?

–Hay una que siempre que puedo la rescato, ‘La salida no es por ahí’ de ‘Para la ternura siempre hay tiempo’, que a mí me gusta mucho cantarla, y que me divierte, pero a los músicos también les divierte. Otra que llevamos en esta gira es ‘Basta ya de Veneno para el corazón’. Hay cosas que hacemos porque nos gusta, y cuando bajamos del escenario los músicos dicen lo bien que lo han pasado esa noche. A mí me importa mucho, siempre con la gente con la que trabajo, que estemos todos contentos y felices, me importa ese buen ambiente, el consenso cuando elegimos las canciones. Yo no quito una canción del repertorio de una manera unilateral.

–Ahora que se habla tanto de empoderamiento, ¿puede decirse que usted ondeó desde muy joven a los cuatro vientos la libertad de la mujer?

–No hay que olvidar. Las circunstancias me obligaron o yo propicié eso y yo cogí las riendas de mi vida desde muy joven. En mi casa, que no sabían nada de esta profesión, tuvieron una inteligencia por encima de ellos que les hizo confiar en mí. Mis padres confiaron en mí y eso se lo agradeceré toda la vida. Cada 8 de marzo nos juntamos todos, es tan fantástico juntarse con tantas personas, mayores, niños, jóvenes, ¡quién nos lo iba a decir! Pero yo no he sido estandarte ni bandera de nada, simplemente he reconocido que ha habido muchas mujeres que fueron, antes de mi generación, a comienzos de siglo, insultadas, detenidas, apedreadas, llamadas locas, que incluso murieron, pero fueron dejando unas huellas. Y lo que nosotras hicimos en los años setenta, en la manera que podías, es intentar que no se perdieran las huellas, y gracias a unas mujeres muy perseverantes que han estado ahí, que no soy yo, que quede claro, pues gracias a ellas que se han empeñado año tras año estamos reivindicándonos como nunca. Yo lo único que he hecho es vivir el momento que me ha tocado vivir, las épocas que me ha tocado vivir y ha vivido conforme a esas épocas, como montones de mujeres y no he sido una excepción. He tenido la suerte de que Víctor escribiera para mí ‘Desde mi libertad’, una hermosa canción, y en ese momento en el que se grabó fue importante. Pero claro yo no compongo aunque las canciones las hago mías.

–Pero curiosamente mucha gente cree que es cantautora.

–Pero he estado toda la vida dentro del mundo de los cantautores, gracias a Víctor. Pedro Guerra me lo decía, que me consideraba dentro de su movimiento. Porque estaba un poco de oyente.

–Pero usted es además muy pop. Ha tocado muchos registros y este disco es una prueba de ello, de la paleta de muchos colores que le conforma como intérprete.

–Yo creo que eso me viene de la primera vez que visité Brasil porque aquí, hasta hace muy poco, el mundo del cantautor no tenía nada que ver con el rock, el mundo del rock no tenía que ver con el pop, el mundo del pop no tenía que ver con la canción flamenca. Llegué a Brasil teniendo unos determinados clichés, y veo que allí cantautores como Chico Buarque, igual que cantaba con Caetano Veloso o con Gal Costa componía un himno de fútbol para el Flamengo y al mismo tiempo escribía para una comedia musical. Y se juntaban los unos con los otros, cosa que no se hacía en España donde los artistas no nos mezclábamos. En Brasil se me abrió un horizonte y yo, que soy muy ecléctica como oyente, se me abrió un mundo. En aquel momento dije fuera prejuicios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios