Arte

El sueño de Manolo Muñoz

Toñi Zapata y Lola Jiménez posan en la exposición.

Toñi Zapata y Lola Jiménez posan en la exposición. / Samuel Vega

Manolo Muñoz se marchó sin avisar hace ahora año y medio. Uno de los cetreros más ilustres a nivel local y nacional dejaba, además de un gran vacío entre los que le conocían, a medio terminar el montaje de una exposición con su amiga Lola Jiménez, su compañera de tertulia aquellos domingos por la tarde, como se recoge en los folletos de la exposición. 

Hace unas semanas, su esposa Toñi Zapata y la propia Lola Jiménez quisieron consumar el deseo de Manuel, cuya afición por la pintura venía de largo. "Pintaba desde que era niño, aunque nunca tuvo a nadie que le guiara. Estuvo un año en la Escuela de Arte y Oficios, pero poco más, era más bien autodidacta", admite su mujer. 

Todas estas creaciones, que comprenden eminentemente su última etapa, se pueden visitar hasta el próximo domingo en la Sala de Arte situada en la calle Asta número 1, una muestra titulada 'Un camino entre el arte y la amistad', que comprende trabajos del citado Manolo Muñoz y de la escultura Lola Jiménez. La exposición puede visitarse hasta el domingo de 11 a 14 horas y de 18.30 a 22.30 horas. 

En total, entre pintura y escultura, encontramos unas cincuenta obras, y en lo que atañe a la pintura sobresale el concepto que muy bien define su autor en el folleto de la misma: 'Mi obra es un manifiesto ecologista y filosófico. Es mi forma de ser, sentir y pensar...'", advierte.

Manolo cumple así el deseo de exponer junto a su amiga Lola y de exhibir, en cada una de sus creaciones, ese estilo tan especial cuyos cielos fueron motivo de acercamiento a su obra por parte de otros artistas. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios