Historia

“La vida cotidiana del cristiano fue muy dura, año tras año”

  • Rafael Sánchez Saus abre el ciclo ‘El Jerez Andalusí’ con una conferencia sobre el régimen musulmán de la época

Un momento de la conferencia de Rafael Sánchez Saus en el Museo. Un momento de la conferencia de Rafael Sánchez Saus en el Museo.

Un momento de la conferencia de Rafael Sánchez Saus en el Museo. / Pascual (Jerez)

El Museo Arqueológico de Jerez acoge durante el mes de marzo el ciclo de divulgación patrimonial para abordar una de las épocas de mayor esplendor de la ciudad con ‘El Jerez Andalusí’. El programa incluye cuatro conferencias (19,30 horas) y dos visitas guiadas (17 horas) para ahondar en las relaciones entre cristianos e islámicos, la distribución de las mezquitas o el Alcázar de Jerez como lugar de historia, entre otros asuntos.

La propuesta comenzó este jueves con la conferencia ‘Al-Andalus y la Cruz: cristianos bajo un régimen islámico’, a cargo de Rafael Sánchez Saus, catedrático de Historia Medieval por la Universidad de Cádiz. Charla en la que su autor habló sobre el régimen general en el que los cristianos bajo dominio musulmán en al-Andalus -que era la mayoría de la población durante muchos años después de la conquista, hasta el año 1000- pues hacían su vida. “Lo fundamental es que, más allá de épocas mejores o peores, se encontraban bajo un estado que se aplicaba a cristianos y judíos, que era muy restrictivo respecto a la condición y libertad personal y discriminatorio también en lo jurídico, fiscal y en la vida cotidiana”, cuenta Sánchez. “No siempre –añade– se aplicaba ese estatuto con rigor, pero sí que la tendencia era aplicarlo cada vez con más rigor”.

El objetivo era tener sujeta a esa población cristiana y judía, cuya vida era tan poco favorable, que fueron convirtiéndose progresivamente al islam para salir de esa situación tan desventajosa. Sin embargo, el famoso mito de las tres culturas sí habla de una convivencia “en el sentido de que existieron varios siglos hasta que fue eliminada una parte de ellos, tanto los judíos como los cristianos, en el siglo XII. Comunidades que se fueron reduciendo cada vez más”.

Respecto a la mujer, las autoridades musulmanas mostraban a menudo “su preocupación por el grado de libertad y poco ejemplar que tenían las cristianas, por ello pedían la aplicación con dureza de estas normas restrictivas. La realidad es que en la España previa a la conquista islámica, y después en el seno de estas minorías, pues la situación de la mujer era muchísimo mejor que la que existía en el Islam, más ventajosa”.

El catedrático destaca que respecto al trato fiscal, “era realmente discriminatorio. Pero posiblemente, lo más insoportable tuvo que ver con la vida cotidiana porque un cristiano tenía que mostrar ante los musulmanes una actitud de menor rango y sometimiento. Eso, día a día, y generación tras generación, pues era muy duro”.

‘Las mezquitas de Jerez: preguntas sin respuestas’ es el título de la segunda de las conferencias que pronunciará el miércoles 11 de marzo Fernando López Vargas-Machuca, quien desde 1994 ha venido realizando labores de investigación sobre el arte medieval en Jerez y en Sevilla.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios