Entrevista | Wayne Jamison "Ahora hay mucho que recuerda a cosas que sucedieron en los años 30"

  • El escritor e investigador Wayne Jamison vuelve a sorprender con sus revelaciones en 'Esvásticas en el Sur 2', que se presenta el 5 de junio en la Feria del Libro de Jerez

Wayne Jamison, con su nuevo libro.

Wayne Jamison, con su nuevo libro. / Vanesa Lobo

Si existe una persona que conozca bien lo que pasó en la provincia de Cádiz durante la Segunda Guerra Mundial es Wayne Jamison (Rota, 1970). En 'La sombra del Führer' (Círculo Rojo, 2017) ya dejó, en forma de historia novelada, parte de lo que vendría después con sus investigaciones para la novela: su libro 'Esvásticas en el Sur', hace tres años, publicado también por Círculo Rojo. Y fruto de aquellos trabajos vino su último libro, 'Doctor Pirata. Un médico nazi en la España de Franco’ (Kailas). 'Esvásticas en el Sur 2', su nueva publicación, ve ahora la luz y será presentada por primera vez el 5 de junio en Jerez en el marco de la Feria del Libro de esta ciudad.

-¿Qué van a encontrar los lectores en esta segunda parte de Esvásticas en el sur?

-Si en el primer Esvásticas en el sur había 49 historias independientes sobre personajes a historias de la Segunda Guerra Mundial en la provincia de Cádiz, en este segundo (Ediciones Mayi), encontrará otras 47. Creo que más potentes, que inciden en la importancia que tuvo esta zona en el desarrollo de aquel conflicto bélico. Su ubicación estratégica la convirtió en un auténtico nido de espías y saboteadores y en escenario de numerosas operaciones secretas. Hay muchas historias que ahora ven la luz por primera vez y que creo que van a sorprender. 

-¿Cómo consigue historias que sucedieron hace ya 80 años y que antes no se han contado? ¿Cómo empieza cada labor de investigación?

-Hay que saber dónde buscar y a quién preguntar. Hay que moverse mucho, insistir, ganársela confianza de la fuente, tener paciencia…. Saber qué archivos contienen la información que se busca y cómo acceder a ellos. Se sorprendería del origen de mucha de la documentación conseguida. Pero esta vez también hay algunas historias que me han venido sin buscarlas. Tras la publicación de mis anteriores libros, bastantes personas han querido compartir conmigo historias familiares o que conocían. Y sucedió algo curioso, varias de ellas me llegaron en presentaciones del primer Esvásticas en el sur.  

-¿Cree que todavía queda mucho por saber de la Segunda Guerra Mundial?

-Muchísimo. Y muchísimo también de lo que ocurrió en esta zona durante aquellos años. Sigue sorprendiéndome que no se conociesen estas historias, que viviésemos ajenos a la importancia que tuvo en el devenir de la Segunda Guerra Mundial, que faltó muy poco para que desde aquí se escribiese un final muy diferente…

-¿Existe algún material sin desclasificar que le llame especialmente la atención conocer?

-Me gustaría conocer todo lo que pasó aquí, porque, insisto, hay mucho por conocer todavía. Yo, de momento, sigo recopilando historias, documentos y testimonios. Y supongo que lo seguiré haciendo mientras considere que quedan cosas interesantes que contar sobre esta cuestión.

-En su nuevo libro habla de un plan de invasión de los Aliados en la provincia en el caso de que los alemanes entrasen. De haber ocurrido, ¿cree que habría tenido consecuencias en el futuro de la España de Franco?

-Sin duda. Hay que tener en cuenta que aquel plan, que estaba perfectamente definido como se cuenta y se demuestra en  este Esvásticas en el sur 2, se concibió como defensa ante una posible entrada de los alemanes en España para invadir Gibraltar. Los Aliados habían previsto hacerse con el control de una serie de ciudades para impedir que esto último sucediese, porque el control del Estrecho era clave. Y eso lo habría cambiado todo. Para empezar, este país se hubiese convertido en campo de batalla. Ya se puede imaginar lo que eso hubiese implicado. Pero es que, además, esa invasión de Gibraltar habría dado a los alemanes el control del estrecho, y por tanto del acceso al Mediterráneo y al norte de África. Los Aliados no habrían podido llevar a cabo la Operación Torch de conquista del norte del continente africano ni la posterior entrada a Europa por Italia. Y frenar a los alemanes en caso de que hubiesen entrado en España pasaba por dificultarles el camino haciéndose con el control de una serie de ciudades, entre ellas cuatro de esta provincia: Jerez, Cádiz, San Fernando y La Línea. Tenían hasta mapas de cada una con los puntos clave a controlar. También aparecen en el libro.

-¿Cuál es su personaje preferido desde el punto de vista histórico de este período (SGM)?

-Si se refiere a este periodo en la provincia de Cádiz, muchos. La agente doble conocida como la reina de Corazones me parece fascinante. El jefe de la inteligencia británica en Gibraltar, David Scherr, también fue importante. Y los españoles que se pusieron al servicio de alemanes e italianos en las operaciones de sabotaje contra intereses británicos en Gibraltar y la Bahía. En Esvásticas en el sur 2 se dan sus identidades, cómo actuaban y dónde se reunían. Hasta lo que cobraban y cómo se comunicaban entre ellos. Y se demuestra que muchos de ellos acabaron siendo agentes dobles al servicio de los Aliados, convirtiendo la zona en su conjunto en un escenario apasionante en la peculiar partida de ajedrez que se jugó.

-¿Y el historiador de esta época que más rigor le aporta?

-A nivel general, Antony Beevor. Creo que, más allá de su rigor, lo cuenta de una forma muy amena, que también me parece importante. Luego, sobre lo que pasó aquí, me parecen especialmente interesantes los trabajos de Juan José Téllez y Alfonso Escuadra, por ejemplo.

-¿Considera que la sociedad actual es consciente del peligro que representan ideas extremas que la llevaron a la última guerra mundial?

-No. La historia debe servirnos también para eso, para aprender de ella. Debe servir de advertencia. La historia no se repite igual, lo hace adaptándose a las circunstancias. Y ahora hay mucho que recuerda a cosas que sucedieron en los años 30.

-Tras las dos entregas de 'Esvásticas' y el libro sobre el Doctor Pirata, ¿en qué se encuentra trabajando ahora? 

-En varios libros. Uno es sobre un jerezano que formó parte de La Nueve, la compañía formada casi exclusivamente por españoles y que lideró la liberación de París en 1944. Es una historia brutal, fascinante. Está bastante avanzado, pero me queda un viaje a Francia para cerrar la investigación accediendo a documentos y testimonios de gran valor. También estoy con uno sobre los 83 gaditanos que pasaron por los campos de concentración nazis. Y con una novela, por fin, que no tiene nada que ver con esta temática, pero que supongo que me llevará más tiempo. Y, como dije antes, sigo recopilando historias sobre la Segunda Guerra Mundial en la provincia de Cádiz.

-¿Continuará con el género histórico bélico o como escritor e investigador ha pensado en otros temas para el futuro?
-Me apetece cambiar de registro, pero tampoco por ello voy a ignorar historias que me parecen interesantes y que considero que hay que divulgar. Pero quiero hacerlo sin prisa, sintiéndome seguro y preparándome convenientemente para ello. Esto que hago ahora, además de apasionarme, me sirve también para seguir aprendiendo a soltarme, a ser mejor contando historias, que al fin y al cabo es lo que más me gusta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios