Los índices europeos registraron ayer avances generalizados, liderados por el CAC 40 francés (+0,7%) y el Íbex 35 (+0,5%). En el Stoxx 600 (+0,3%), los valores de consumo discrecional y salud registraron los mayores avances, mientras que el energético volvió a caer, lastrado por el retroceso del precio del petróleo.

Un avance de las bolsas que se vio impulsado por la contención de las rentabilidades de los bonos soberanos y los resultados empresariales, y a pesar de las referencias macroeconómicas que acentúan las perspectivas de inflación elevada y desaceleración económica.

En España, destacó la publicación de las cuentas del tercer trimestre de Telefónica. Tras anunciar su intención de hacerse con la totalidad de las acciones de su filial alemana, la operadora española elevó su beneficio entre julio y septiembre un 9,3%, si bien sus ingresos se estancaron, lastrando su cotización. En contraste, Grifols y Logista registraron los mayores avances en el selectivo español.

El FMI alertó ayer que un prematuro inicio del proceso de flexibilización de la política monetaria en la Eurozona podría provocar un resurgimiento de las tasas de inflación. Así, instó a no rebajar los tipos hasta que los precios muestren señales evidentes de estabilización en torno al objetivo del 2,0% interanual. A pesar de este horizonte de tipos elevados durante un prolongado período de tiempo y de la estimada resiliencia de la economía de la Eurozona, los inversores descuentan un mayor deterioro de la actividad económica global, lo que anticiparía los recortes de tipos de interés y la rentabilidad de los bonos soberanos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios