La sesión mostró un claro movimiento de aversión al riesgo en los mercados globales, con retrocesos en las bolsas y subidas en el precio de los bonos tras la publicación ayer de un dato de actividad económica débil en EEUU, y la significativa depreciación del peso tras los resultados de las elecciones en México. En Europa destacó la caída del Íbex 35 de un 0,97%, aunque llegó a perder más de un 1,5% a media sesión. Por su parte, el Stoxx Europe 600 cerró con un descenso de un 0,54%.

La sesión en Europa se inició con descensos significativos liderados por el sector energético y el financiero, afectados por la caída del precio del crudo y la relajación de la rentabilidad de los bonos tras la publicación de un ISM Manufacturero en EEUU que vuelve a caer a terreno de contracción. Los descensos de los índices, que llegaron a superar el 1%, se fueron moderando tras la apertura tranquila de Wall Street. La significativa relajación de la rentabilidad de los bonos en los últimos días ha favorecido una nueva rotación hacia sectores defensivos como utilities y telecos, en detrimento de energía y el sector financiero.

En el lado empresarial, el Estado alemán vendió parte de su participación en Deutsche Telekom por importe de 2.500 millones de euros en una colocación a inversores institucionales. Tras esta venta el Estado alemán todavía es el máximo accionista de la operadora con el 27,8% del capital. La operación es una vía de obtención de fondos para la construcción de infraestructuras ferroviarias. Deutsche Telekom anunció además que aumentará su programa de recompra de acciones en 600 millones.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios