Línea de fondo

Santiago Cordero

Santiago.cordero@jerez.es

El poder de pensar en positivo

La grandeza del mayor de los Gasol

PAU Gasol es un personaje recurrente en estos artículos. Suelo utilizarlo como ejemplo de cómo alcanzar el olimpo de los dioses del deporte y, al mismo tiempo, ser un dechado de valores y virtudes, modelo sin duda para la juventud y, si me apuran, para mucho de nosotros.

Gasol, que va camino de su quinta olimpiada, escribe una columna en el diario Expansión, un periódico de información económica cuyo destinatario es el tejido empresarial. Es una columna en la que un líder del deporte cuenta sus experiencias a gente que quiere triunfar en el mundo de los negocios.

Suelo leer lo que él escribe y el otro día me llamó poderosamente la atención su artículo titulado ‘Jon Rahm: el poder de pensar en positivo’.  Lo que me sorprendió no fue tanto la historia y los halagos que dedicó a nuestro mejor golfista del momento, sino el hecho de que en vez de contar cualquiera de la mil y una historias vividas en primera persona por él mismo se decantara por utilizar a Jon Rahm como modelo y espejo en quien mirarse. Me pareció que Pau Gasol, una vez más, se ha vuelto a superar. Ese artículo es todo un ejemplo de humildad.

Cuántos personajes (hombres y mujeres), muchos sin ningún tipo de estudio, casi nadie con conocimiento de legislación sobre la administración pública, entraron en una lista electoral por casualidad, incluso se enteraron a última hora y, por mor del juego democrático y de algún que otro pacto contra natura, se vieron de la noche al día concejal de su ayuntamiento; ocuparon su despacho y, de repente, como si el espíritu del conocimiento, ya se creían y mandaban como expertos en urbanismo, economía, deportes, turismo o el área que le encomendaran. Cuánto chirlachi se atreve a dar lecciones por el simple hecho de ser concejal por la gracia del que lo puso en la lista.

Ves a Pau Gasol, su trayectoria como profesional, su forma de actuar dentro y fuera de la cancha, reconocido mundialmente más allá del ámbito deportivo, que escribe un artículo para explicar el concepto de ante la adversidad, pensar y actuar en positivo, él que viene de superar dos años de lesión para poder ir a la olimpiada por quinta vez, va y utiliza el ejemplo de un joven, por muy número uno mundial que sea, deportista español.

¿Ustedes se imaginan a un político que vaya en lista a unas municipales, estudiando tres meses antes como son las leyes de administración pública, conociendo el ROM del ayuntamiento o simplemente leerse por primera vez en su vida la constitución española?

¡En fin! Más Gasol y menos chirlachi. También puedo asegurar que me he encontrado con políticos, concejales que han dignificado con su esfuerzo, conocimiento y honradez el cargo público que han ostentado.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios