El retorno de las tortugas marinas

Antonio Vadillo, mejor entrenador nacional

23 de octubre 2023 - 05:00

En estos últimos tiempos, los éxitos de Antonio Vadillo como técnico del Palma Futsal me han dado la oportunidad de escribir varios artículos que giraban en torno a su figura y sobre todo a su talento más su capacidad de sacrificio.

En estos días, dichos logros han sido reconocidos a nivel individual con el premio al mejor entrenador del año de fútbol sala de nuestro país. Aquel chaval que jugaba en el Frío Jerez y que pasó por el Caja San Fernando hace más de 25 años -¡Qué rápido pasa el tiempo!- está instalado en la élite del futbol sala y todavía le quedan muchos peldaños por alcanzar en su maravillosa trayectoria.

China lleva varias décadas implementando un programa para hacer de su país la primera potencia mundial basado en el talento de sus propios ciudadanos. Sabedores de dicho potencial escogían los candidatos y los enviaban a las mejores universidades del mundo y después a las mejores empresas, principalmente de su gran rival en la economía, Estados Unidos.

El programa denominado Chinese overseas denomina a los escogidos Hai Gui. Esta palabra tiene doble sentido porque significa volver y tortuga, condensando en una sola palabra la filosofía que mueve a este proyecto. Las tortugas suelen volver a la misma playa donde nacieron unos veinte años antes tras recorrer miles de kilómetros por los océanos. El proyecto chino contaba con recuperar gran parte de dicho talento quince o veinte años después, como ya está sucediendo. A modo de ejemplo Huawei es fruto de esas tortugas que regresaron a su tierra.

Cuando me alegraba por el reconocimiento de Jesús Vadillo, se me vinieron a la cabeza aquellos jugadores jerezanos arropados por algunos fichajes de mucha calidad, que consiguieron que Jerez tuviese un equipo en Primera División de fútbol sala. O aquella hornada de jugadores del Xerez B de Pepe Ravelo o del Flamenco que debutaron en el Xerez CD y llegaron incluso a jugar en Primera División una temporada como xerecistas. Al mismo tiempo, se me han venido a la cabeza Kiko Narváez, Güiza, los hermanos Cabral, Chagoyen y tantos otros deportistas nacidos en nuestra tierra. Junto a ellos el talento de muchas mujeres que se han abierto hueco en el deporte de élite con dificultades añadidas. Desde Mercedes Chilla, pasando por Bimba hasta llegar a Marina Rivas.

Entonces, me planteo por qué una tierra en la que nace tanto talento no crea las condiciones adecuadas para que pudieran regresar y sembrar la semilla de su talento más su experiencia y así, contribuir a engrandecer nuestra ciudad.

Esto que digo del deporte lo podemos aplicar a otras ramas del conocimiento. Nuestros hijos se tienen que ir para poder desarrollar su talento, pero ¿podrán regresar tras triunfar fuera para seguir haciéndolo aquí? Viendo el panorama actual, tanto político como empresarial y social de hoy en día, se me antoja complicado. En cualquier caso, que sea la esperanza lo último que perdamos por el bien de nuestros hijos.

stats