Formación profesional

Los jóvenes brillaron en el clásico

30 de octubre 2023 - 10:47

Me hacían días atrás una apreciación sobre la juventud de estos tiempos: "La gente joven de ahora no vale para nada", para enlazar sentenciando: "Igualitos que nuestros padres o nosotros, que sabemos lo que es sufrir y esforzarnos".

Viendo el Clásico me vino a la cabeza dicho comentario y no tuve por menos que reírme. Menos mal que la juventud de hoy en día no vale para nada. Vini 23, Bellingham 20, Camavinga 21 o Gavi 20, Fermín 20, Lamal 16, no solo jugaron el Barça-Real Madrid del pasado fin de semana, sino que podemos asegurar que cargaron con el peso de sus respectivos equipos.

Con total sinceridad, considero que nuestros hijos son mejores que nosotros y que si consideramos a la juventud de hoy en día peor que la nuestra deberíamos hacer una reflexión introspectiva para buscar al culpable de la educación de cada uno de nuestros hijos.

Cuando en algún que otro artículo he expuesto mis ideas acerca de lo que debe ser la formación de un jugador de categoría inferiores, siempre he realizado hincapié en que la niñez es el momento de inculcar valores positivos y adecuados, por ejemplo, esfuerzo y capacidad de sacrificio, respeto al compañero y al rival, trabajo en equipo, superación ante la adversidad todo ello junto con los aspectos técnicos y tácticos del deporte que se practique.

De esta manera, cuando un deportista, se acerca a la edad adulta, 17,18 o 19 años, ya podríamos vislumbrar, el primero de ellos la propia persona, si tienes las habilidades necesarias para ser profesional en tu deporte. En esa etapa, la formación que encara el deportista está encaminada a su capacitación profesional, en estar listo cuanto antes y en las mejores condiciones posibles, para competir con los mayores. Los hay que son muy precoces como Lamine Yamal y los hay que rompen más tarde, pero en esta última fase se su formación, todo el trabajo y el esfuerzo está encaminado a ser profesional del deporte.

Llegados a este punto, los valores humanos que se aprendieron en la niñez enseñados por sus padres y por sus entrenadores de las categorías inferiores serán los que permitirán recorrer de manera adecuada su capacitación para el deporte profesional.

He escogido el ejemplo del Clásico por reciente, pero si vemos las selecciones de fútbol, baloncesto u otros deportes sub 16, 17 o 18 de nuestro país, veremos claramente que los hombres y mujeres que cogerán las riendas en los próximos lustros, afortunadamente son mejores que nosotros. Lo mismo que digo para el deporte se podría aplicar a la vida en general. Tiempo al tiempo.

stats