El BCE subió este jueves los tipos de interés por décima vez consecutiva, situando tras el incremento de 25 pb la tasa de refinanciación en el 4,5% y el tipo de facilidad de depósito en el 4,0%.

A pesar de los diversos indicadores macroeconómicos que señalan el paulatino deterioro de la actividad económica en la Eurozona, la resistencia de los precios a estabilizarse en torno al objetivo del 2,0% interanual decantaron la decisión en favor de un nuevo encarecimiento del precio del dinero y del crédito. Si bien desde el BCE sugirieron que podría ser el último incremento –pues el actual nivel de restricción durante un periodo de tiempo suficientemente largo contribuirá sustancialmente a controlar la inflación– no han cerrado definitivamente la puerta a nuevas subidas.

Por otro lado, el Eurobanco no ha anunciado cambios en los programas de compra de activos ni en el TLTRO. Ante la previsible pausa en el actual ciclo de subidas de tipos y el exceso de liquidez en los mercados, la reducción del balance podría erigirse en los próximos meses como la herramienta para continuar con el endurecimiento de la política monetaria.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios