El Gobierno de Pedro Sánchez está bastante tocado, y no precisamente por su gestión. La última ha sido la del ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, que no ha podido disfrutar mucho de las mieles del acuerdo diplomático sobre Gibraltar y el Brexit pues se acaba de conocer que ha sido sancionado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) por vender acciones de la maltrecha sevillana Abengoa antes de que trascendiera que iba a quebrar ya que usó información privilegiada. Esto se conoce el mismo día que Pedro Duque, uno de los ministros 'estrella' del presidente, regulariza su situación con Hacienda, el mismo que hace escasas semanas decía que la sociedad instrumental que utilizó para la adquisición de sus viviendas no había hecho nada malo. Esto se une a lo ocurrido con la ministra Delgado y sus comprometidas escuchas con Villajero; sin olvidar, el caso de Màxim Huerta y su también sociedad instrumental o el dudoso máster de Carmen Montón. Demasiados casos para un Gobierno que apenas lleva unos meses.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios