Hace unos días se firmaba en la capilla del Calvario las modificaciones en horarios que se han llevado a cabo en la jornada del Viernes Santo. El problema estribaba en lo tarde que llega la Piedad a su casa y, del problema que se originaba, una especie de adelantamiento que hacía Santo Entierro a la Soledad cuando las cofradías salían de la Catedral. La Soledad iba por la zona de la alameda Vieja mientras que la Piedad tomaba su vuelta por el Arroyo para tomar enseguida la zona de Sedería por delante de la cofradía de la Victoria. Era una especie de tirita que sirvió para un año. Pero, lógicamente, la Soledad no apuesta por una solución que le hace ir con el corazón en un puño durante buena parte de su recorrido. A la espera de que a la Piedad no le ocurra nada para adelantarse a ellos por José Luis Díez. La solución fue una permuta con el Cristo y un tiempo muerto entre cofradía y cofradía, con lo que ofrecía a la Piedad la posibilidad de ir a su ritmo de vuelta sin tener que estar inmediatamente detrás de la Soledad.

Este convenio ha quedado firmado y sellado como decíamos anteriormente. Todos querían llegar a un acuerdo pero con una condición: no llegar más tarde a casa.

Ocurre algo parecido con el Miércoles Santo, en el que parece ser que el Prendimiento solicita a las Tres Caídas una permuta para salir más temprano. Una idea que se maneja ya para el año 2019. A ver qué ocurre.

Las cofradías están apostando por recogidas más tempranas. Se trata de una medida que hace unos años era impensable, cuando todos usaban la vara de medir a través de la hora tardía de su recogida. Esta nueva visión va en favor del nazareno, verdadero sufridor de parones y llegadas tardías. Se apuesta por recorridos más cortos y con menos horas en las calles. Y no está nada mal.

Eso de ver pasos de vuelta a las cuatro de la mañana no está de moda. Se decrece en nazarenos y se convierte, el día de que tu cofradía sale a la calle, en auténtica pesadilla. Buena iniciativa. Habría que seguir por este sendero de la sobriedad y el ansiado recogimiento.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios