Jornada bursátil de carácter bajista en los principales índices mundiales, a la espera de ver cómo se desenvuelve el ataque reciente a ciertas ciudades de Ucrania y con la tensión en China sobre el futuro de la inmobiliaria Evergrande. La continua escalada del petróleo copó el resto de la atención en la sesión.

Rusia comenzó ayer a usar misiles supersónicos en lo que parece ser un aumento del nivel de sus ataques y un cambio en su estrategia de avance. En la noche del domingo, el Kremlin elevó la presión sobre la ciudad ucraniana de Mariupol, al sureste del país, a orillas del mar de Azov, e impuso un ultimátum para la rendición de la ciudad que el Gobierno de Ucrania por ahora ha ignorado. La toma de esta ciudad sería fundamental para el ejército ruso para abrir un corredor hacia las regiones separatistas de Donetsk y Lugansk.

La Unión Europea anunció que está estudiando la posibilidad de imponer un embargo de petróleo a Rusia por su invasión a Ucrania. Esta semana, la UE se reúne con el presidente de EEUU, Biden, para debatir una serie de cumbres destinadas a endurecer la respuesta de Occidente a Moscú.

Por otro lado, el consenso de estimaciones de BPA para 2022 para los principales índices ha vuelto a revisarse al alza y alcanza un nuevo máximo anual para el MSCI World y S&P 500, mientras que para el Stoxx 600.

En Europa, el Stoxx 600 tuvo fuertes revalorizaciones en el sector de energía y pérdidas sobre todo en los sectores inmobiliario y de consumo discrecional. En España, el Íbex 35 cerró por debajo de 8.400 puntos tras caer un 0,34%.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios