Jornada mixta entre los principales índices mundiales, afectados por la nueva caída de los PMI de la Eurozona, de Reino Unido, de EEUU y de Japón, junto con el temor a la situación del sector inmobiliario en China.

En la Eurozona específicamente, la lectura preliminar de los PMIs mostró un comienzo del tercer trimestre con una mayor debilidad de la actividad económica, al constatar unas menores expectativas de producción y nuevas órdenes de pedidos, que probablemente se traducirán en la menor contratación de las empresas en los próximos meses. No obstante, esto ha alentado la especulación de que los dos bancos centrales más seguidos (Fed y BCE) terminen sus subidas de tipos de este ciclo después de sus reuniones de esta semana.

En renta fija la sesión experimentó descensos generalizados en las Tires de los bonos soberanos, dadas las peores cifras en Europa, EEUU y Japón, el descenso de la inflación en EEUU y la lenta recuperación de China desde su reapertura. Así, los mercados de futuros asumen que el alza esperada de un cuarto de punto de la Reserva Federal a 5,25-5,50% el miércoles será la última de una contracción de 16 meses, con menos del 50% de probabilidad de un nuevo movimiento más adelante en el año. Los mercados monetarios asumen la misma situación para el BCE, situando la tasa terminal de la facilidad de depósito en el 3,75% para este ciclo.

El Eurostoxx 50 cayó un 0,2% y el Íbex 35, pese a la incertidumbre creada por los resultados de las elecciones cerró con un leve descenso de un 0,3%.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios