El fabricante estadounidense de ropa deportiva no ha convencido al mercado con sus perspectivas para el conjunto del año fiscal que termina en mayo de 2024. Así, el crecimiento de ventas de un dígito medio (los analistas prevén 6%) impulsado por su negocio de venta directa al consumidor, no parece suficiente para compensar los malos resultados desde el estallido de la pandemia. El punto de vista está ahora en los beneficios, que están actualmente muy afectados por la velocidad a la que consiga reducir su acumulación de existencias de productos y con qué descuentos. A pesar de tener un balance sólido, el año fiscal será de reajuste, reducción y reformulación del negocio

En el año recién terminado, las ventas han aumentado un 5%, también por encima de las expectativas, pero el margen bruto ha descendido a 43,6% (desde 45%) debido a los elevados costes en las materias primas, el transporte y la logística. Por último, el desarrollo en China, será determinante para la consecución de los objetivos, ya que es su principal apuesta de crecimiento.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios