Análisis

Inmaculada Peña Ruiz

Reformas en el parque Juan de La Plata (I)

A finales del 2022, miembros de la alcaldía de Jerez anunciaban a bombo y platillo la reforma integral del parque Juan de La Plata, ubicado en la barriada La Plata, para el que auguraban unos optimistas cuatro meses de obras. Me asomo a la ventana y hoy, en un caluroso mes de julio, aún siguen los operarios removiendo la tierra en uno de los laterales de lo que popularmente llamábamos “el laguito”.

Unas reformas que, bajo mi punto de vista, no hubieran hecho falta si no se hubiera abandonado a su suerte durante varios años. Recordemos que el parque contaba en su centro con un gran estanque, en cuyos bordes tenia una abundante vegetación. Así mismo, tenía un coqueto puente de madera que unía un camino a los que niños y mayores gustaba pasear y asomarse por su barandilla para ver los peces y ranas. Sus caminos eran de albero, me gustaba el contraste de su color con el verde de las zonas ajardinadas. Incluso había un urinario público de estilo modernista muy elegante.

Pero como dije anteriormente, todo fue abandonado. El urinario desmantelado por el vandalismo hasta que decidieron que era menor eliminarlo, el albero fue desapareciendo dejando a la vista piedras y pelotes, la madera del puente podrida y quemada, y el lago vaciado… la fuerte luz del sol convirtió la pintura azul de su fondo en lascas resecas, donde según la estación del año anidan millones de larvas blanquecinas.

La reforma, con un presupuesto de cerca de cuatrocientos mil euros, parte de la idea central de conseguir que el parque (y cito textualmente): “Se llene de vida y contenido”. Unas palabras sin sentido que a mi parecer, no hacen más que marear la opinión pública. Y lo más alarmante es ver cómo está quedando… pero en esta ocasión dejaremos la crítica sobre su estética para cuando las obras finalicen.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios