Análisis

Dr. bartolomé beltrán

Tecnología de vanguardia contra el cáncer

La protonterapia permite aplicar la dosis más adecuada a cada zona a tratar

La protonterapia se ha consolidado como una de las técnicas más prometedoras para intentar conseguir el mayor control local de algunos tipos de tumores complejos, como por ejemplo en carcinomas nasofaríngeos localmente avanzados.

El manejo del carcinoma de nasofaringe es multidisciplinar centrado en la combinación de quimioterapia y radioterapia dependiendo del estadiaje del tumor. Es un tumor muy radiosensible y los resultados clínicos son satisfactorios en la mayoría de las ocasiones. La tasa de curación ronda entre el 70 y el 90% produciendo largos supervivientes en la mayoría de las ocasiones. El tratamiento combinado conlleva, para los pacientes tratados con técnicas de radioterapia externa convencional con fotones, el riesgo de desarrollar toxicidades.

Como afirma la directora gerente del Centro de Protonterapia Quirónsalud en Madrid, Marta Cremades, la mayor dificultad que presenta este tipo de tumor es su localización, centrado en la esfera ORL y rodeado de estructuras normales también muy sensibles a la radioterapia que precisan de técnicas sofisticadas de radioterapia para limitar la dosis depositada. Los efectos secundarios comunes a corto plazo son la disfagia (molestias al tragar), mucositis (inflamación de la mucosa de la faringe) y xerostomía (disminución de la producción de saliva) que dificulten la deglución y por lo que sea necesario la colocación de sondas nasogástricas o gastrostomías para asegurar la nutrición o ingreso hospitalarios para soporte con nutrición parenteral que puede ocurrir en el 30% de los pacientes tratados. Se trata de un hito importante en nuestra medicina, ya que los pacientes tenían que viajar a Suiza para optar a este tipo de radioterapia avanzada. Según Raymond Miralbell, director del Servicio de Radiooncología del Centro de Protonterapia de Quirónsalud, "después de una experiencia preliminar en un número limitado de centros en el mundo (incluyendo Suecia, Suiza, Francia, Alemania), esta técnica se está introduciendo actualmente en países como Reino Unido y Holanda, y cuenta con recomendaciones específicas de la Sociedad Española de Oncología Radioterápica.

Para Carme Ares, jefa de Oncología Radioterápica del mismo centro, "hasta ahora, el sistema de Sanidad público de nuestro país ha tenido que financiar en los últimos 40 años el coste del tratamiento y hospedaje de todos los pacientes tratados con protones en el extranjero".

Es importante que nuestro país cuente con esta tecnología de vanguardia. El Centro de Protonterapia de Quirónsalud emplea el sistema Proteus One, que incorpora un sistema de escaneado del tumor para facilitar al médico la aplicación de la dosis más adecuada en cada área a tratar.

Además, cuenta con equipos avanzados de toma de imágenes y puede girar 220 grados sobre el paciente para aplicar el haz de protones desde cualquier ángulo. El coste de esta tecnología puede enmascarar unos resultados prometedores. En definitiva, esta terapia aporta grandes ventajas para el paciente. Mayor eficacia, menor toxicidad y menos efectos secundarios. Seguro.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios