Los socios se dan una nueva oportunidad. Tras meses de tiras y aflojas, han decidido sentarse en una mesa para hablar, intentar arreglar las diferencias, bajar el tono de los reproches, que son muchos, y, si es posible, gobernar juntos. A los tres les interesa, y mucho, el acuerdo. Para empezar, al PSOE le urge tener una cierta estabilidad para dirigir un ayuntamiento tan complejo como el de Jerez y, de paso, descargar de competencias a sus delegados. Mientras, Ganemos, que pensó en un principio que iba a ser más sencillo estar en la oposición, ya ha visto que la fuerza está en la junta de gobierno, aunque ello conlleve un más que previsible divorcio con su alma mater podemita y una división entre sus simpatizantes. IU, que nunca ha escondido su predisposición a buscar vías de acuerdo con el PSOE, necesita también proyectarse para evitar un nuevo 'sorpasso' de la agrupación de electores, con la que mantiene, por cierto, una relación de hermanos que lo mismo se quieren como que no se soportan. Mucho se juegan los protagonistas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios