Entre la inmensa mayoría usuaria de la sanidad pública hay una indignación creciente. Normal. Dice la Junta que, ya superada la COVID, sobran 8.000 sanitarios. ¿Superada? En el Reino Unido están ahora con casi 50.000 casos diarios de media y un índice de afectados de más de 400.

En España este índice es, de momento, inferior pero ya se aprecia una tendencia al alza como en casi todos los países de Europa. Aunque ya hay algunos casos de la nueva variante delta, en la calle hay una tremenda relajación. Sin ir más lejos, en este fin de semana en Jerez hemos visto terrazas donde se permitía fumar sin guardar la distancia y donde, incluso, el personal servía sin mascarilla -"Ayuso ha dicho que ya no hace falta ni en los recreos" me dijo una camarera-. He asistido a un partido de fútbol - aforo completo - donde más de la mitad de la gente no llevaba mascarilla. ¿Alguien duda que habrá otro repunte? Prescindir de 8.000 sanitarios es como jugar a la ruleta rusa sin saber cuántas balas hay en el cargador.

Pero, además, está el refuerzo necesario de la atención primaria. Para pedir cita médica, la App "Salud Responde" no suele funcionar. Hay centros de salud donde la espera para una cita presencial es de dos a tres semanas, cuando el objetivo debería ser un máximo de 72 horas.

¿No es la salud un objetivo lo suficientemente importante en los presupuestos o para el empleo de los fondos europeos?

Quien reamente se beneficia de esto son empresas privadas a través de conciertos - que no se auditan adecuadamente - y del incremento de pólizas particulares que en Andalucía rondan ya los 2 millones. Parece que vamos hacia un modelo dual donde solo tendrá atención sanitaria plena quien pueda contratar un seguro privado. El resto, que pagan sus impuestos, beneficencia. ¿Este es el modelo Moreno Bonilla?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios