Análisis

Pepe Marín

Una década de Teatro Amateur en Jerez (II)

Decía en anterior entrega que, una vez configurado el Grupo de Actores de Radio Popular de Jerez, dimos comienzo a los lógicos ensayos y a las consiguientes representaciones de las obras previamente elegidas, siendo la anterior sede de la Real Academia Jerezana de San Dionisio de Ciencias, Artes y Letras, hoy Sala Pescadería Vieja -mi recuerdo para el entonces presidente de dicha institución don Valentín Gavala-, la que se puso a nuestra disposición para ensayos y representaciones. En dichas instalaciones pudimos poner en pie entre otras, entre muchas otras funciones, la primera edición del llamado "Ciclo de Teatro Nuevo" -un verdadero revulsivo en aquellos años de dictadura- en el que tomaron parte los grupos "Tabanque", de Sevilla, "Teatro Estudio Lebrijano" y los gaditanos "Quimera" y "Valle Inclán". Lógicamente la representación jerezana compartió cartel con los grupos citados en cuantas ediciones sucedieron a la primera comentada, celebradas en distintos escenarios. Por cierto que, una de las obras programadas por el grupo local fue prohibida en dos ocasiones -Academia de San Dionisio y Club Nazaret- por la autoridad provincial. También nos vimos sorprendidos en más de una ocasión, durante las representaciones, por la presencia de fuerzas del orden; un hecho llamativo pero usual en la época franquista durante la cual la censura jugó un papel tan activo como represivo.

Otros escenarios fueron el de la Escuela de San José, Jardines de "El Bosque" (un recinto este último en el que, por aquellos años se celebraban los más diversos actos: Verbena de la Prensa, Concursos Laborales de la Fiesta de la Vendimia, etc. ) donde ofrecimos, como parte de los III Festivales de España de Arte Flamenco, "La historia de los Tarantos", de Alfredo Mañas, en colaboración con el "Aula de Teatro del Ateneo", "Horizontes", "Agrupación Cinefotográfica Amateur" y "Namuncurá" -dentro de los actos organizados por la Cátedra de Flamencología- y para la que, un grupo capitaneado por la recordada Mila Izaguirre fue responsable de realizar unos magníficos decorados. La citada obra se ofreció una segunda vez, en dicha ocasión en las instalaciones del Club Nazaret. Discurrimos entre otros por los escenarios del Círculo de los Luises, Institutos Padre Luis Coloma y Alvar Núñez, Colegio Menor de la Juventud -cuyo director, Rafael López Cancio, nos facilitó el poder estrenar en dichas instalaciones la obra "Las razones del cante", original del siempre recordado Manuel Ríos Ruiz-, salones parroquiales, -en aquellos años imperaba en un cierto sector del clero un "acentuado espíritu de religiosidad obrera" como dice Luisgé Martín en su libro "El amor del revés"-, muy comprometido con la labor social y cultural; atrio de la hoy Catedral entonces Colegial, plazas de barriadas tales las de La Plata, San Mateo, Federico Mayo -aquí, nuestro recuerdo para Miguel Izquierdo Carrasco, responsable municipal en aquellos años de Vías y Obras, por las facilidades dadas para la realización de un proyecto tan ambicioso con el que pretendíamos emular la famosa "La Barraca", de García Lorca-. Actuamos en numerosas poblaciones, entre otras: Puerto Real, Rota, El Puerto de Santa María, San Fernando, Grazalema, Arcos de la Frontera, Sanlúcar de Barrameda, Huelva, Cádiz, Málaga, Sevilla, representando textos de Alfonso Paso, Miguel Mihura, García Lorca, Carlos Arniches, Alfredo Mañas, Martínez Ballesteros, Jorge Díaz, Lope de Rueda, Calderón de la Barca y otros, con las intervenciones estelares de Milagros Pacheco, Elia González, Goyo Gutiérrez, Manolo Román, Esteban Viaña, Paco Lobatón, Alfonso, Mª Carmen, Mati y Virtudes Páez, Nena Estrade, Paco Izquierdo, Katy y Manuela Ramírez, Rosi Otero, Mely Salido, Isabel Castell, Nono Vázquez, Alfredo Benítez, Juan Mateos, Salvador Ruiz, Paco Martínez, Ana Mari Ávila, Pedro Tena, Francisco Reinoso, Mª Carmen Chica, Rosario Laboisse, Mercedes Bernal, José Antº. Sánchez, Juan Manuel González, Germán Merino, Charito Saura, Pepe Vázquez, Silvia González (q.e.p.d.) y su magnífico ballet, que lució espléndidamente en el auto sacramental "El gran teatro del mundo", de Calderón, ofrecido en el atrio de la hoy Catedral jerezana, etc.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios