Limitar, dificultar y entorpecer además de excluir artistas es lo único que va a conseguir la nueva normativa marcada por la Junta de Andalucía en virtud de la convocatoria que acaba de abrir para crear el catálogo de artistas de cante y baile del 'Circuito andaluz de peñas'. Una convocatoria que dejará fuera a todos los artistas que no estén inscritos bien porque no estén habituados a este tipo de trámites, se les pase el plazo de los diez días desde ayer sábado o bien porque no tengan recursos suficientes.

Esta medida vuelve a abrir un eterno debate ya 'manío' en este sector. En vez de discriminar y excluir, lo que deberíamos es revisar de una vez por todas la normativa general actual y articular una norma para la música que permita a los artistas, a los músicos, poder actuar sin necesidad de obligar a muchos de ellos a 'rodear la ley' o convertirlos en 'furtivos'.

Por un lado la normativa, queriendo ser celosa y ajustada a derecho -eso está muy bien y se aplaude-, obliga a cumplir la ley a todos los que quieran participar, pero por otro lado abre la puerta y permite lo mismo que se permitía antes de establecer esta convocatoria pero endosando el problema a terceros (representantes). La misma dice: "Esta convocatoria está dirigida a los artistas flamencos, con carácter privado, constituidos en algunas de las figuras empresariales previstas por la ley. En caso de que el propio artista no disponga de forma jurídica para poder contratar con la agencia, presentará su solicitud a través de un representante designado por el artista". Es decir, que si el representante le exige al artista (sería lo lógico) lo mismo que le exige la Junta de Andalucía se quedará ese artista sin poder participar. ¿Vemos la incongruencia? De ahí que la propuesta que hago es acometer el problema desde la base y esta base es estudiar el caso con detenimiento, porque cuando queremos hasta indultamos a políticos presos y cambiamos leyes.

En este caso sólo se trata de poner en marcha una norma que permita participar a estos artistas que no trabajan (desafortunadamente) todos los días o que son aficionados y tienen otro trabajo, o bien están cobrando un subsidio de cualquier naturaleza pero que, en definitiva, su arte es reclamado por el público. ¿Cómo podríamos normalizar esta situación? En Reino Unido ya existe un tipo de 'ley de la música' que permite la convivencia de estas situaciones sin pasear por la 'alegalidad'. Así normalizaríamos una situación que aquí en España-Jerez, hervidero de artistas, se convierte en un eterno galimatías. Con esto sólo tratamos de aportar alguna solución en forma de propuesta constructiva para que sea valorada y en su caso se pueda estudiar su viabilidad para dar cabida a todos sin excluir a nadie en un 'núcleo residencial molto complicado' como es el flamenco y la música, el arte. Una disciplina intangible que une culturas, apacigua fieras y la ejercen en su mayor parte personas muy generosas, tan generosas que nos dan lo mejor de ellos: sus sentimientos y su alma, a veces sin pedir mucho o poco a cambio. A las administraciones le pedimos que se alejen de utilizar estas situaciones para 'sacar pecho' imponiendo sus colores políticos como el 'caso de los adoquines' en las obras de la Plaza Esteve que sólo consiguieron perjudicar a los comerciantes y a Jerez. O por ejemplo, espero que no sea el caso: el inesperado aplazamiento del primer Viernes Flamenco de este verano que desde el Ayuntamiento (PSOE) achacan a una normativa impuesta por la Junta de Andalucía (PP-Cs) de imposible cumplimiento según ha dado a entender en algún medio de comunicación el concejal de urbanismo de Jerez, aunque parece ser que la norma entró en vigor en 2020, y de ser así no se entendería su argumentación.

Es importante también que no entre en escena y deje trabajar a los que saben, que se quede 'quietecito' y no meta (más) la pata nuestro 'mono neuronal Miga Mojá'. Así que hagan un esfuerzo los que entienden de estas cositas y tienen medios para poder solucionarlo. Pongan de su parte para ayudar y no para entorpecer en este caso a muchos artistas, y vaya usté condió.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios