Gumersindo Ruiz

La inteligencia artificial en el debate político

Tribuna Económica

11 de julio 2023 - 01:15

Los efectos de la inteligencia artificial (IA) en nuestras vidas se tendrían que estar discutiendo en la campaña política. El Parlamento y la Comisión europea han sacado adelante Trilogue, la normativa sobre IA donde se cataloga la IA por sus riesgos, ya sea para prohibir las identificaciones biométricas de las caras, o el mal uso de información genética. Los países miembros contarán con una Autoridad de vigilancia nacional para determinar cómo y quién certifica, y audita que una entidad, una empresa, actúa con ética en sus algoritmos; hay un gran interés sobre estos temas y en el ámbito del derecho vemos, por ejemplo, las reflexiones de Uría Menéndez, en Digital Minds. Pero ¿qué papel se va a dar a asociaciones de consumidores?, ¿cómo actuarán aquellos políticos que aparentan celo por libertades formales, pero cuando tienen poder controlan y censuran?

España es el país de la UE más preparado, a partir de las pruebas realizadas con la Unión Europea, para proteger la ética e inclusión en IA sin perjudicar la innovación. Poco se han apreciado estas iniciativas, que aprovecharon los dos ex alcaldes de Sevilla, consiguiendo que la ciudad sea sede del Centro Europeo para la Transparencia Algorítmica, reforzando su dinámica tecnológica (mucho más sólida que en otras ciudades, aunque menos publicitada). Estas iniciativas ya estaban en el documento impulsado por el presidente del Gobierno en 2021, España 2050, sobre el impacto social, laboral y económico, de la digitalización y transformación tecnológica; y en esta línea la International Telecommunication Union reúne ahora en Ginebra a centenares de expertos humanos y 50 androides (como Grace, que presta cuidados de salud), en un intento más de hacer que la IA sirva para reducir y no aumentar las desigualdades.

La novela de Cory Doctorow : Red Team Blues (Head of Zeus), sobre sistemas blockchain, no es la de un amateur. Experto en cibernética nos presenta un thriller de criptomonedas, su utilización delictiva, y la lucha entre malos y buenos con armas de IA y control de comunicaciones. Su protagonista, un contable forense informático, cuya profesión es buscar puntos débiles en los sistemas de fraude, vive una situación peligrosa de la que sólo consigue escapar, y ocultarse del control que sufrimos con internet, refugiándose –¡qué paradoja!– entre gente marginal, sin vivienda. Doctorow desvela cómo incluso quienes pagan fortunas en seguridad, se exponen por sus familias y amigos en las redes sociales. El protagonista, muy conseguido, vive en su caravana de lujo y trae un aire romántico de los veteranos digitales en San Francisco, recordándonos que había un código de conducta y honestidad en muchos pioneros, y que las personas de talento que desarrollaron estas tecnologías no suelen ser quienes las explotan y enriquecen con algo que era en sus orígenes un conocimiento compartido. Hoy, en nombre del progreso, crece el dominio y apropiación de información, datos, creatividad, conocimientos, intimidad, pero el debate político no está en discutir una lista de agravios de los males de la IA, sino cómo encauzarla para hacerla inclusiva, que sea una poción mágica virtuosa para nuestra sociedad, y no el virus de una productividad tóxica.

stats