A más libertad, menos tolerancia

A RIENDA SUELTA

15 de septiembre 2017 - 02:05

Hace unos días la presentadora Tania Llasera recibió un aluvión de críticas por decir que su segundo parto fue una cesárea programada. No es la primera vez que se enfrenta a los que insultan tras el anonimato de las redes, puesto que también recibió lo suyo por adelantar que a su hija no le iba a dar el pecho (por tema de salud) y que contraría a una 'salus' (enfermeras y auxiliares especializadas en la atención postparto). ¿En serio debe defender la forma en la que da a luz o atiende a su bebé? ¿Quiénes son aquellos (desgraciadamente la mayoría mujeres) que le tildan de menos madre por dar biberón o por no tener un parto vaginal? Me irritan las personas que se creen tener la verdad verdadera sobre la maternidad y te dan palmaditas en la espalda como perdonándote la vida cuando no sigues las 'directrices' de la 'buena crianza'. Esa crianza que los padres deben decidir sin presiones, porque son ellos los que seguro darían la vida por su hijo y no aquellas personas que se echan las manos a la cabeza porque '¿cómo que no le das el pecho?'. A veces creo que a mayor libertad, hay menos tolerancia.

También te puede interesar