Que un gran partido, con sus luces y sus sombras como otros, pero a la postre un partido de Estado, que contribuyó decisivamente a la instauración de una democracia moderna en España, a la promulgación de una Carta Magna que nos ha dado; opinen lo contrario tantos nacionalistas y populistas como quieran; el más largo período de prosperidad y paz que nuestro país ha tenido nunca; la incorporación de pleno derecho a la Comunidad Europea; la entrada al sistema de defensa del mundo occidental, por citar tan solo, algunas de sus mas valiosas aportaciones a la vida y el progreso de nuestra nación, haya tenido que soportar el llamado “Caso Koldo”, al parecer recomendado el personaje por el actual Secretario de Organización del PSOE; en cuyo currículo figura la bochornosa negociación con el prófugo Puigdemont; al entonces ministro de Transportes señor Ábalos, que curiosamente también desempeñó el referido cargo de Secretario de Organización de los socialistas, es decir el tercero en su organigrama, además de profundamente triste es una auténtica vergüenza para cuantos se sienten y consideran socialistas y la solución, como algunos de sus máximos dirigentes actuales pretenden, no está en acusar a su principal partido de la oposición de que mucho más ha hecho él, es decir, en lanzarle la mierda como si con dicha burda excusa todo el propio problema pudiera quedar zanjado y algo mejor, olvidado…

Ya sabemos los españoles que en esto de la corrupción todos tienen motivos para mirar para otro lado; para entonar el “mea culpa” y es que en eso de lanzar la piedra, según la evangélica frase, de un lado y de otro; y desde luego también en el centro, mas vale no ponerse a enumerar los sonados casos que les afectan, ya que la relación resultaría interminable, incluidos esos que ahora van de modélicos desde sus respectivas autonomías que no se consideran parte de España, ya que la llegada de atrabiliarios personajes se ha producido en todos ellos, causando un daño irreparable y creando en la sociedad civil la sensación de que la democracia tan bien - como ya se dijo - no es perfecta y precisamente por ello necesita mucho más instancias que pongan coto a semejante daño…

Claro que si alguna formación política se presta a nutrir sus filas con semejantes personajes, como al parecer ha ocurrido en el llamado “Caso Koldo”; todo un lugarteniente de un poderoso ministro del presidente Sánchez, personaje discotequero bastante singular con meteórica carrera por lo visto para alcanzar la fortuna; y no digo yo que antes otros no lo hicieran con individuos conocidos por su apéndice capilar facial; nada puede extrañarnos de la inhibición del conjunto de la sociedad, especialmente de los jóvenes; la mayoría cada vez mas preparados; para intervenir en la cosa pública y preocuparse de su regeneración.

Ahora la duda razonable es saber si quién ha sido expulsado de su partido, en el que acumuló muy importantes responsabilidades; de las que es lógico se le despoje, con esas declaraciones de que “no está sujeto ya a la disciplina del voto”, al pasar del socialista a ese cajón de sastre del Grupo Mixto; seguirá manteniendo su fidelidad ideológica o nos contara algo – sería estupendo – de la visita de una señora venezolana que a pesar de tener prohibido hacerlo, entró en Europa por el aeropuerto ‘Adolfo Suárez’ de Barajas…

Por eso pienso, que a lo peor el ultimo que quede, en una formación política que tuvo un papel muy relevante en la vida de España, tendría que decirles a sus partidarios, “al salir, cierren la puerta…”.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios