Análisis

PACO TRONCOSO

Miembro de los veteranos de la SD Mundo Nuevo

Lo siento... Dedicado a Manolo Ramírez

Siento un gran dolor por tu ausencia, siento la necesidad de proclamar la buena persona que eras, siento lo huérfano que dejas al grupo de veteranos del Mundo Nuevo, siento la soledad que padecen las personas más cercanas a ti.

Mis recuerdos comienzan desde tu etapa profesional en las bodegas González Byass, pero no cabe duda que fue tu aparición por el Mundo Nuevo, cuando sembraste lo mejor de ti. Siempre dispuesto, colaborando con todas las asociaciones lasalianas, sin dejar tu fe y siguiendo las fundamentos del fundador lasaliano. Fuiste miembro de aquel equipo de fútbol que hasta la fecha se sigue manteniendo unido, y que posteriormente formaron al grupo de veteranos del Mundo Nuevo, con los Corpa, Miguel Pérez, Juan Ramírez, Piñero, Alfonso, Ricardo, Viciana, Luna, Carlos Martínez, y sobre todo tu sombra, Chano Zambrano, sin olvidar a los que nos han dejado, como Juan Acedo, Rafael Gómez, Juan Benítez, Pepe Monje y Manuel Atalaya.

Formásteis los veteranos de la SD Mundo Nuevo y bajo vuestra tutela se sacaron a competir equipos de fútbol de todas las categorías, desde benjamín hasta senior. Con los pocos recursos que se disponían, los veteranos consiguieron que todas las categorías compitieran, cosechando éxitos deportivos y algún que otro éxito individual. Todo un trabajo en la oscuridad con el beneplácito de los hermanos Uldarico, Eusebio, Pedro, Virgilio, Cirilo, Saturnino, Delfín, Mario y otros tantos, un trabajo cuyos frutos se siguen recogiendo hoy día.

Fuiste designado para ocupar todos los cargos, y nunca tuviste una respuesta negativa hacia la SD Mundo Nuevo y el resto de asociaciones como el Ampa, donde tu colaboración se hacía notar, sobre todo en la organización de trofeos, Navidades, excursiones, competiciones, verbenas, despedidas...Todo, sin olvidar tus 40 años en la Hermandad de la Borriquita, donde fuiste miembro de la Junta de Gobierno.

Todo ello es gracias a tu inseparable Pepa, compañera de los mejores años de tu vida, que te dio 4 hijos maravillosos, para los que fuiste un gran padre. Fuiste persona de diálogo, de soluciones y de proyectos de los que todos los lasalianos se vieron beneficiados. Ahora, todos los que quedamos, intentaremos rescatar tu espíritu para seguir la lucha que cada uno lleva. Por la edad, muchos padecen los desgastes de la vida, pero mientras tanto la gran familia lasaliana seguirá unida y luchando por los valores que recibimos en herencia del fundador lasaliano.

Ahora sí que siento tu marcha, ahora que se vienen tantos recuerdos, siento su presencia, y ahora que escribo estas líneas siento tener que decirte adiós. Hasta siempre, Manolo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios