A RIENDA SUELTA

Manuel Moure

Depresión ferial

E XISTEN infinidad de imágenes que con tan sólo traerlas a la memoria nos pueden causar una honda depresión. No nos vamos a poner tristes, que para eso estamos celebrando la Feria del Caballo. Lo malo es que hay un recuerdo que con tan sólo imaginarlo provoca que el ánimo caiga bajo cero. Y tiene que ver con la Feria. Se trata de la visión de la mujer vestida de faralaes cubierta con un impermeable. Eso languidece a cualquiera. Decía hace años un conocido feriante, de esos que durante el año son serios y responsables, pero que cuando llegaba la Feria no pisaba su casa, que "pocas imágenes había más tristes". Parece que viene mal tiempo -tendrá que confirmarse ya que el Golfo de Cádiz es muy golfo- pero ello no será óbice para que la fiesta quede anulada. Hay quienes recuerdan que el mejor día de sus ferias lo vivieron bajo un aguacero mientras los cantes se sucedían en la caseta y los escobazos al techo desprendían cataratas de agua hacia el albero. La alegría, ya se sabe, está en el interior.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios