Con lápiz y papel

Díganlo en campaña

Aunque haya pasado ya una semana de la aprobación de la subida de sueldos de la Corporación municipal no me resisto a escribir de ello. Como decía hace quince días en esta misma columna en política todo puede pasar y en menos de 24 horas cualquier decisión puede dar un giro de 180 grados. Finalmente, parece que así ha sido con el visto bueno al incremento de salarios a los políticos en un Ayuntamiento en situación "crítica" según la Autoridad Fiscal. Para refrescar la memoria, el Gobierno local anuncio, en vísperas de la primera convocatoria del pleno, la renuncia a la subida tras romperse las negociaciones. Tengo que reconocer que me sorprendió la falta de acercamiento, sobre todo después de volver a ver la pelea por querer ir a la Diputación, donde los sueldos no están nada mal.

Pero volviendo al pleno de organización, al igual que hemos podido comprobar en cada una de las citas electorales a las que hemos asistido este año, el primer paso en toda negociación política es dar imagen de firmeza, el segundo marear la perdiz, el tercero mantener el postureo, el cuarto escenificar la ruptura de cualquier acuerdo y el quinto acordar lo que se tenía claro desde el primer día, con alguna excepción como es lógico. El caso del acuerdo para la subida de salarios es el ejemplo más claro. Es ingenuo pensar, tal y como está la política, que se estaba dispuesto a renunciar a la subida del 8% en los salarios después de un recorte de casi el 20% en la anterior legislatura, reducción que fue impuesta por Ganemos para apoyar la investidura de Mamen Sánchez, y que ésta tuvo que aceptar, muy a su pesar, teniendo en cuenta que en la legislatura de Pelayo ya se había hecho una bajada del 30%. Tras los últimos datos publicados sobre la delicadísima situación del Ayuntamiento, poco ha cambiado el panorama desde que se anunció a bombo y platillo, en 2015, el tan necesario acuerdo de bajada de salarios con Ganemos, salvo que el PSOE ahora sí ha ganado los comicios. Como decía en la anterior columna la subida está dentro de lo que marca la ley, pero otro asunto es que Jerez se lo pueda permitir. La próxima vez díganlo en campaña.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios