El invierno presentó sus poderes; frio para abrigarse, "tosantos" y buñuelos dulces, y recuerdo, bajo la bandera roja de un tabanco, para los que se nos fueron. Noviembre, sin embargo, no puede negarse a los signos del siglo que nos envuelven en los cambios globales: los climáticos, los políticos con la epidemia nacionalpopulista, y los culturales con sus calabazas iluminadas.

El pasado miércoles se publicaban en el BOJA las listas electorales para las elecciones del próximo día 2 de diciembre. Tres datos me chocaron, por un lado, el curioso hecho de que se presenten 15 candidaturas para ocupar 15 escaños, por otro lado, el preocupante dato de que solo cuatro estén encabezadas por mujeres y por último lo inaceptable que resulta la clamorosa ausencia en las candidaturas de los dos grandes partidos, PSOE y PP, de personas de la primera ciudad de la provincia y quinta de Andalucía. Parece que, a nuestra democracia, como a nuestro noviembre, le afecta la epidemia de las "calabazas iluminadas", muchas marcas para pocas propuestas diferenciadas, pocas personas de la mitad de la población y poca influencia de Jerez.

En Jerez el pliego de condiciones, para los servicios de limpieza y basuras, prevé la adjudicación a una única empresa de todos los servicios relacionados. En 2010, en nuestro Plan de Viabilidad, propusimos crear una empresa de gestión medioambiental, pero nuestra empresa era pública y concentrar en una sola empresa privada tantas prestaciones provocará que esta concesionaria tenga un inaceptable poder de presión y chantaje sobre el Ayuntamiento. A pesar de tanto payaso de "IT", del mercadeo de las listas, y de la falacia de la eficiencia de lo privado, no debemos olvidar que el inevitable "Truco o Trato" también se puede proponer, para no dejar de ser quienes somos, a nuestro D. Juan de toda la vida.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios