Tribuna

Felipe Morenés Giles

Fernando Primo de Rivera y Orbaneja

El héroe de Montearruit fue un ejemplo de virtudes militares y patrióticas

Fernando Primo de Rivera y Orbaneja Fernando Primo de Rivera y Orbaneja

Fernando Primo de Rivera y Orbaneja

HOY jueves, a las veinte horas, en el Cabildo Viejo del Ayuntamiento de Jerez – entrada por la Plaza de la Asunción – va a tener lugar la penúltima de las conferencias organizadas y promovidas por la Delegación de Cultura con motivo de la Capitalidad Europea del Caballo.

La categoría de los conferenciantes y los temas escogidos han sido de primerísimo nivel; los conferenciantes han superado todas las expectativas.

La que se va pronunciar hoy por el coronel de Caballería Don Felicísimo Aguado Arroyo, es quizás por mí, la más esperada sin demérito en absoluto de todas las anteriores, pero el contenido, el personaje es tan relevante como desconocido; se trata de nuestro paisano el Tte. Col. Don Fernando Primo de Rivera y Orbaneja, conde de San Fernando de la Unión, el héroe de Montearruit, el que condujo el Rgto. De Caballería Alcántara N.º 14 en la desastrosa y luctuosa retirada de las tropas españolas después del desastre de Annual en Marruecos.

Si esta información llegase a tiempo y a buenas manos, me gustaría ver esta tarde en el Cabildo Viejo a jóvenes y adolescentes. Lamentablemente, en casi todos los actos culturales que acontecen en Jerez, no estamos nada más que personas mayores, pocos jóvenes y cero adolescentes y niños. La cultura es la libertad, la información que proporciona al ser humano la capacidad de escoger, de formarse su propia opinión y por ende de ejercer el derecho democrático de elegir el sistema de gobierno que más se ajusta a sus ideales, morales, religiosos y cívicos. Las dictaduras se alimentan de la ignorancia y la ausencia de criterios propios. No hay que dogmatizar, hay que formar e informar y dejar libremente al ciudadano que se exprese.

Esta tarde nos van relatar la vida de un militar español, que en circunstancias trágicas fue el único que supo con su entrega personal, su ejemplar conducta y heroísmo, mantener el orden y la dignidad militar cuando se derrumbó el ejército de España en Marruecos.

Para ello no dudó en ofrendar su propia vida y la del escuadrón compuesto por 460 hombres a caballo de los cuales solo sobrevivieron apenas unos ochenta. La mayor gesta de caballería española y una de las mas heroicas de la historia de la humanidad. Esa entrega hasta la muerte por defender a sus compañeros y su honor fue posible por la fuerza y el carisma de un militar caballero jerezano, el Tte. Col. Fernando Primo de Rivera y Orbaneja. Su hermano Miguel fue más adelante, cuando se hizo con el poder político de la nación, el que puso fin a la sangrienta y estéril guerra de Marruecos.

Un periodo de la historia de España tristísimo; en España no había apenas jóvenes; todos muertos en las ásperas montañas del Riff tratando de conquistar un territorio inútil, víctima la nación española de unos funestos convenios internacionales.

Recientemente, hace apenas cinco años nuestro anterior monarca, Su Augusta Majestad el Rey Don Juan Carlos I, impuso la Corbata de la Cruz Laureada de San Fernando al estandarte del Regimiento de Alcántara. El Tte. Col. Primo de Rivera la recibió póstumamente impuesta SM El Rey Alfonso XIII, pero el Escuadrón carecía de ella.

Y refiriéndome a la cultura necesaria, me gustaría interrogar a algunos si saben qué es la Cruz Laureada de San Fernando, quién la fundó, por qué motivo, en qué circunstancias se otorga y qué méritos recompensa.No soy partidario en absoluto de la guerra, pero infortunadamente el axioma romano de “si quieres vivir en paz, prepárate para la guerra” permanece vigente al paso de los siglos; cuantas tragedias humanas hay actualmente en mundo que precisan de un ejército fuerte para proteger las atrocidades y barbaries.Esta tarde el coronel Aguado Arroyo, venido expresamente desde Madrid, con una soberbia conferencia bajo el brazo, nos va a informar de nuestro protagonista, no en vano él estuvo, entre otros destinos, al mando del actual Regimiento de Alcántara, heredero de aquel que se inmoló por sus compañeros en Río Igan en África.

Finalizo con una petición a nuestra alcaldesa Doña Carmen Sánchez: la escultura de bronce que pertenece al pueblo de Jerez, que fue el que la pagó y ordenó su realización al escultor Mariano Benlliure, del Tte. Col. sobre su caballo sable en alto, debe regresar al Ayuntamiento desde su actual ubicación. Del Ayuntamiento salió por orden del alcalde Pacheco al Depósito de Sementales; de allí ha ido al Cortijo de Vicos, lugar perfecto con sus compañeros de armas, pero debe estar presidiendo el lugar que estuvo: el salón de recepciones del Ayuntamiento, para reconocimiento y orgullo de sus paisanos. Quisiera yo saber si un pueblo americano, francés, inglés o el que sea, tuviese el honor de haber tenido un hijo tan esclarecido, lo condenase al ostracismo. Nuestra nación ha sido completa e indivisible, es y ha sido el mejor crisol donde se han fundido héroes, sabios, escritores, y grades hombres de las ciencias y de las letras.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios