CATAVINO DE PAPEL

Manuel Ríos Ruiz

Merecidos honores a Diego Rubichi

ES un acierto editorial y flamencológico la edición de "Diego Rubichi. Aljibe jondo", compuesta de libro y disco, siendo su autor José Luis Gálvez Cabrera y editor Flamenco Vive S. L. Una obra que constituye la recopilación de los merecidos honores que ha recibido el cantaor jerezano Diego Rubichi, tanto en vida como tras su lamentadísima muerte.

José Luis Gálvez Cabrera ha realizado una labor digna de encomio en pro de la exaltación del cante de Diego Rubichi. Reseñamos el índice de su trabajo -extensamente ilustrado con fotografías- para dar una idea exacta de su quehacer gustoso: Prólogo, Introducción, Semblanza de Diego, Diego fuera de Jerez, Genealogía, Opiniones sobre Diego Rubichi, Discografía, Reseñas de algunas de sus actuaciones, Noticias de su fallecimiento, Letras del disco y su traducción al inglés y Autoría de las fotos. En el disco encontramos Malagueñas, tientos tangos, bulerías por soleám soleares, siguiriyas, bulerías, toná y saeta. La guitarra acompañante es la de Curro de Jerez.

Junto a la valoración artística y humana que José Luis Gálvez Cabrera ofrece de Diego Rubichi, ha compilado opiniones de artistas flamencos como Moraíto, Joaquín El Zambo, Alberto san Miguel, Luis El Zambo, Manuel Morao, María del Mar Moreno, El Zorri, Niño Jero, El Chusco, El Torta, José Mercé, Paco Cepero, Elu de Jerez, y Fernando Belmonte, así como de aficionados y flamencólogos, entre ellos Agustín Vega, Antonio Higuero, José María Castaño, Antonio Benítez Manosalbas, Angel Alvarez Caballero, Jesús Iglesias del Castillo, Juan Salido Freyre, José María Velázquez Gaztelu, Angel Morán, Antonio Conde, Antonio Núñez, Alfredo Grimaldos, Manuel Bohórquez, Juan de la Plata, Francisco Sánchez Mújica y quien suscribe. También es de interés general para los aficionados cabales, conocer las crónicas y críticas de las actuaciones de Diego Rubichi a lo largo de su trayectoria, aparecidas en diversos medios informativos.

Como muestra de los escritos que recoge José Gálvez Cabrera sobre la valía cantaora de Diego Rubichi, transcribimos la de Juan de la Plata, aparecida en estas páginas el 4 de agosto de 2007: "Rancio y clásico, a la vez, esa fue la imagen que Diego Rubichi siempre llevó a cuantos sitios le llamaron, para ofrecer el verdadero y más genuino cante jondo de la tierra que le vio nacer. Un cante heredado, mamado de su vieja gente cantaora, los Rubichis y los Agujetas, sus primos. Un cante que nunca era alegre, sino amasado por antiguas rebeldías, que hablaba de fatigas y ancestrales sufrimientos. Un llanto telúrico, hecho cante, carne y espíritu de emociones. Y como cantaba, así era su forma de ser, su estampa de cantaor a la antigua, su imagen y su manera de comportarse dignamente". Todo un profundo retrato del artista y el hombre.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios