Antonio / Gallardo

"Mikaelo"

Daltonmanías

Mikaelo, el insigne ultrapensador, visionario y augurista está pasando unos días en Villaluenga del Rosario.

Hasta allí se desplaza gente necesitada de consejos, curaciones y euros para beber de los labios del eminente parasicólogo:

-Mikaelo. Soy australiano, ¿puedo casarme con la cangura de la que estoy enamorado?

-¿Es ella cuidadora de niños?

-Es una cangura auténtica, Mikaelo. Tiene una bolsa delante de la barriga para preservar a los críos el día de mañana.

-Previsora criatura. Cásate con ella y tus hijos crecerán calentitos.

-Es que no sé si en España está prohibido casarse con animales de otras especies, Mikaelo.

-Mire usted, hijo: en España está permitido todo lo que huela a sexo. Preséntese en el ayuntamiento de su pueblo y verá como hay un concejal dispuesto a casarle…

-Mikaelo, soy una todaterreno. Me gustan las mujeres, los hombres y las papas con bacalao.

-¿Cuál de las tres propuestas prefieres tú, gorda insufrible?

-Las papas con bacalao.

-Pues ya está. Compra una olla grande, llénala de bacalao y de papas, échale su aceite y a ver si arrojas las papas por los ojos…

-Mikaelo, no me quieren admitir a mi hijo el curso que viene en ningún colegio.

-¿Qué clase de hijo tienes, encantadora hembra?

-Me ha salido un niño especial. Tiene cuatro brazos y un ojo en la frente.

-¿Te has acostado con algún marciano?

-Sí, divino Mikaelo. Dormí en una pensión el año pasado y tuve que compartir la habitación con un señor muy raro.

-Córtale dos brazos al niño, para que quede más normalito, y cómprale un ojo de cristal y que se lo ponga al lado del otro.

-¿Me lo pagaría la Seguridad Social?

-Claro, hija. Ya se hacen gratis toda clase de operaciones.

-¿Y qué hago con los dos brazos que le extirpen?

-Se lo das a un manco al que le gusten las sevillanas…

-Mikaelo. Mi pareja quiere bautizar a nuestro hijo para poder casarnos honestamente.

-¿Qué edad tiene vuestro hijo?

-Va a cumplir treinta años.

-Con esa edad no va a caber en ninguna pila. Tendrás que cortar al muchacho en dos mitades o bautizarlo en una alberca.

-Pero es que queremos un bautizo legal para que tenga sus papeles en regla.

-Si es de regla, bautízalo en Chipiona…

-Mikaelo, tengo tres sobrinos que trabajaban en Delphi y llevan mucho tiempo parados.

-Oblígalos a que den paseítos, que se te pueden entumecer.

-¿Y usted no conoce a nadie de la Junta a ver si hace algo por ellos?

-Yo conozco a uno de la junta de los ríos. Los podría enseñar a pescar.

-Écheles usted una mano, Mikaelo.

-Cuando yo tenga cinco manos, dos serán para mí y las tres restantes se las echaré a tus sobrinos…

-Mikaelo, mi mujer me insulta y me pega.

-Qué lástima que tu mujer no sea el marido y tú la esposa, hombre. Te iría todo de maravilla. Y eso puede ocurrir cuando tengamos un gobierno que no mire tanto por las mujeres. Los gobiernos de ahora son feministas y les dan a las féminas hasta las niñas de sus ojos.

-Las niñas de sus ojos y media pensión del marido, Mikaelo, que por eso vengo a consultarle a usted en calzoncillos blancos…

Apareció un chavalote de diecisiete años y le dio una bofetada a Mikaelo que lo despampanó:

-¿Por qué me has pegado?

-Porque me ha salido de los huevos. He dejado embarazada a mi novia y mi padre me ha dado una paliza. Yo le he dado a él otra, y hasta que no cumpla la mayoría de edad puedo hacer lo que me venga en gana.

Mikaelo le dio veinte euros al muchacho para que desapareciera pronto de allí:

-Mikaelo, soy juez y no estoy de acuerdo con las leyes.

-¡Claro, hombre, si es que las leyes necesitan una revisión urgente..! Mire usted, usted se equivocó al elegir profesión. Viviría mucho más tranquilo si se le hubiera ocurrido ser novicia en el Convento de la Paloma, y estaría rezando pacíficamente junto a la hija de don Juan Alba…

-Mikaelo, ¿qué es preferible, ser alcalde o ser alcaldesa?

-No le deseo ninguna de las dos cosas, criaturita. Lo que es deseable es ser Julián Muñoz y vivir de los programas rosas de la televisión. Los alcaldes venden el suelo propio de sus municipios y las alcaldesas tienen unos sueldos muy parecidos al de los jefes de las televisiones locales…

Mikaelo cerró su silloncito de lona cuando vio aparecer de lejos a una alcaldesa con un palo en la mano y se tiró al agua. Como estaba en Villaluenga del Rosario, el porrazo fue morrocotudo.

En dicha localidad sigue todavía reponiéndose del golpe. Se alimenta de langostas y miel silvestre… ¿No será Mikaelo San Juan Bautista que ha sido enviado de nuevo al Mundo porque se aproxima el Apocalipsis..?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios