Línea de fondo

Santiago Cordero

Santiago.cordero@jerez.es

Nuestro Senninha

Nunca olvidemos a los que se fueron

Corrían los primeros años de la década de los noventa, era el momento de comernos el mundo. Tras dejar la COPE, me surgió la opción de trabajar en casa, en Onda Jerez RTV. Simultaneaba mis primeros pasos en la radiotelevisión local con la mili obligatoria.Un programa de nuevo cuño, Todo Motor, me permitió acercarme de manera más intensa al motor de competición, evidentemente el Circuito de Jerez y sus actividades deportivas eran el 'leitmotiv' de aquel joven programa.

Todo Motor nos permitió entrevistar a gente como Ayrton Senna, Michael Schumacher, Damon Hill, Wayne Rainey, John Kocinski entre otros. En algunos casos, incluso conocer y entablar vínculos. Aspar, Crivillé o Nieto siempre estaban dispuestos a atender a nuestra pequeña televisión local.

Aquel programa también nos permitió acercarnos a nuestros pilotos tanto de motos como de coches. Ver hoy en día el cariño que le dispensan, casi treinta años después, todas las aficiones donde Amador Jaén sigue yendo a participar con su ‘soplillo’, como cariñosamente se conoce a su Renault 5 GT, nos hace sentir muy orgullosos a los que conocemos la pasión de 'El Ganzo' por el motor de competición.

En estos tiempos, en los que recordamos la memoria de los que ya no están entre nosotros, siempre tendrá un lugar muy especial nuestro pequeño Senninha. Recuerdo la primera vez que fui a presenciar una carrera de karting que se hizo en Jerez. Allí estaban Paco Melero, Enrique Vidal, Manuel Fernández, Vicentito Diosdado, Alberto 'Pello' García, Luis García, Reina, Juanito Rally y muchos más. Yo había asistido animado por mi entrañable Paco Melero, quien fue durante años colaborador de Todo Motor, mucho antes de llegar a ser presidente de la Federación Andaluza de Automovilismo. Eran varios los niños de Jerez que participaban en aquella prueba, creo recordar que de carácter andaluz. Pero los 'gallitos' eran Sergio García y José Antonio Páez.

Sergio tuvo que dejar la competición años después por lo que le ocurre a muchas promesas de este deporte. Es decir, por falta de recursos económicos para afrontar los costosos campeonatos nacionales. A pesar de ello, Sergio siempre luchó por seguir vinculado a su pasión por el automovilismo. Tras algún revés muy duro en la vida, su carácter competitivo y su amor por la velocidad, le han permitido vivir del mundo del automovilismo, principalmente como monitor de vehículos de competición.

Por detrás de ellos, venía Albertito hoy don Alberto, quien con su padre, Pello y su 'tío' Amador, continúa vinculado al mundo de las carreras como piloto a nivel andaluz.José Antonio Páez lo tenía todo para triunfar. Cuando tenía 15 años, hablaba con él y tenía la seguridad y la madurez de un piloto de más de veinte. La Federación Española lo escogió para formar parte de un proyecto cuyo fin final era llevar algún piloto a la fórmula uno. Todos eran mayores de 18 años salvo el jovencito Páez. En la primera carrera que se corrió del campeonato nacional de fórmula Fiat (creo que eran monoplazas motor Fiat) nuestro 'pequeño Senna' metió aquel domingo 15.000 personas en el Circuito de Jerez.

Meses después, un miércoles lluvioso, un compañero de equipo le recogió en Madrid, el no tenía carnet de conducir. En un charco de uno de los túneles de la capital madrileña, el coche hizo aquaplaning y se estrelló con una farola. De súbito todo terminó para nuestra joven promesa. Siempre en nuestros corazones y en nuestra memoria.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios