El pinsapar

Testosterona

Y así discurre la vida, esta lucha sin cuartel por el poder de la que Dios nos libre. Este espectáculo incesante

El lenguaje de la política toma los nombres de los animales repugnantes para definir a sus adversarios una vez convertidos en enemigos. Es lo siguiente de llamar fascista a un conservador que de fascista no tiene nada. Los totalitarismos comunista y nazi, más el fascismo en todas sus variantes, o sea, todo el totalitarismo que creíamos haber dejado bien estibado en el siglo XX, repite los calcos semánticos del pasado para descalificar, denigrar y preconvertir al adversario en enemigo indeseable. Del mismo modo, se sigue echando mano de la medicina, en términos amplios, claro, para definir políticas o personas. La última que lo ha hecho ha sido Cayetana Álvarez de Toledo, diciendo de Teodoro Egea que se mueve por lo testosterónico más que por la racionalidad que requiere y exige el ejercicio del poder. Exactamente: "Egea ejerce un mando testosterónico y perjudica a Casado; hace 'Bullyng'" El director de El Mundo lo llevó a titular enseguida. Teodoro Egea, del que hemos sabido que Isabel Ayuso lo ha bloqueado en su móvil (bueno, exactamente en uno de ellos), llegó de Murcia y mandó parar, o lo intentó. Digo que se quitó de en medio a la propia Cayetana Álvarez de Toledo, convenciendo a Pablo Casado, por supuesto, de que no le convenía tanta brillantez dialéctica, inteligencia y fuerza liberal, y ahora le ha puesto el cartel de peligrosa a Ayuso, cuyo éxito popular ve como peligro para el liderazgo de quien siempre llama 'presidente' Casado, y la tiene sometida a uno de los efectos de la testosterona, que puede que no lo sea, pero al ser hormona masculina de la que depende la masa muscular y el deseo sexual, entre otras cosas, todas masculinas, pues por eso. Al acervo popular ha pasado ya la palabra, más que su complementaria, la progesterona, hormona femenina en cuya percha habrá que colgar las cualidades intrínsecas de las mujeres, digo delicadeza, inteligencia emocional y de la otra, lo derivado de la maternidad, y más. Y así discurre la vida, esta lucha sin cuartel por el poder de la que Dios nos libre. Más que nada por este espectáculo incesante, este que vaya mal cuando las cosas van bien; este y tú más; este desatino al que Cayetana Álvarez de Toledo ha puesto en negro sobre blanco y se ha quedado tan tranquila. Ahora, Teodoro, defiéndete si puedes. Porque España te ve 'mandando' y haciendo 'Bullyng' e, infiere, qué nos pasará si este gachó llega un día a la Moncloa, aunque sea de vicario de 'presidente Casado'. Mientras viene lo que viene, que viene, eso seguro, puede que ya estén preparando la expulsión de Cayetana, la rubia indomable.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios