Joaquín Del Valle

Las brechas de marzo

Apuntes

11 de marzo 2016 - 01:00

EL ocho de marzo me preguntó mi vecino que significaba eso de las brechas. Llevaba todo el día oyendo, abrumado, de brechas digitales, salariales, culturales, territoriales. España es el país de la OCDE donde más a crecido la desigualdad, Andalucía es la penúltima Comunidad en renta per cápita, y en nuestra provincia se encuentran las ciudades más pobres y con más paro, Jerez entre ellas. Las mujeres cobran salarios un 24 por ciento menores que los hombres. La conclusión, le explicaba, es sencilla ser una de las 110 mil jerezanas es estar en el epicentro de todas las brechas, en un verdadero socavón social. Además en la mujer confluye una gran paradoja. A ellas les asignamos el rol de cuidadoras, en la familia y en el trabajo. El cuidado de las personas es una labor imprescindible, determina nuestra calidad de vida presente y futura. Sin embargo son las mujeres cuidadoras las que menos perciben por su trabajo. Este es uno de los motivos fundamentales, junto a la devaluación salarial y de derechos laborales, de la injusta brecha salarial, es conocido que todas las crisis tienen rostro de mujer.

Me viene a la memoria que en 2009 propusimos que nuestro Ayuntamiento tomara una medida concreta, exigir a las concesionarias que prestan servicios públicos municipales un mínimo salarial, mil euros de los de entonces. Muchas concesionarias se dedican al cuidado de las personas, y son mujeres, mayoritariamente, las que limpian edificios y centros educativos, ayuda a domicilio, trabajan en los centros de día infantil o en el centro de Alzheimer.

Hoy, siete años después, ya nadie discute ni la legalidad ni la oportunidad de las cláusulas sociales en la contratación pública, el gobierno municipal y sus socios con esta medida demostrarían su compromiso, más allá de los discursos de cada 8 de marzo, en la construcción de puentes sobre la brecha de género.

También te puede interesar

stats