La Crestería

Manuel Sotelino

El día de la Purísima

EL dogma de la Purísima Concepción define, afirma y pronuncia “que la Santísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de culpa original desde el primer instante de su concepción, por singular privilegio y gracia de Dios Omnipotente, en atención a los méritos de Cristo-Jesús”. Así lo reconoce la Iglesia Universal a través de la bula 'Ineffabilis Deus' en el año 1854 en el pontificado de Pío IX.

Sin embargo, esta definición dogmática viene tras siglos de controversias teológicas. Ya en la época visigoda se estimaba la concepción de María libre de macha del pecado original. Curiosos y conocidos son los debates llevados a cabo por franciscanos —defensores de la Concepción pura de María— y los dominicos, más reacios a este pronunciamiento teológico.

España, ha sido protagonista de este dogma inmaculista y por extensión todos los países hijos de la Hispanidad. Lugares como Villalpando en Zamora o Sevilla, se adelantaron a los tiempos y promulgaron este dogma de la que la Iglesia no se pronunciaba. Tanto es así que la Iglesia Española y la Iberoamericana tiene el privilegio de tener como color litúrgico el azul purísima. Y así se revisten hoy los sacerdotes y diáconos para la celebración litúrgica.

La Diócesis de Asidonia-Jerez celebra esta solemnidad de forma especial al ser la Patrona de la demarcación eclesiástica. Aquí, en la capilla del Voto, se hizo en el siglo XVII el juramento del Dogma. Por tanto, Jerez no solo celebra una gran festividad litúrgica sino que además se adentra en su propia historia. Es por ello por lo que habrá pontifical hoy en la Catedral y posterior vuelta de la Virgen a su barrio de Las Viñas. La concepción pura de la Virgen María. No confundir. Que muchos cofrades y cristianos creen que se trata de la concepción de Jesucristo por parte de la Virgen.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios