Y no me refiero a la estación de ferrocarril de Jerez que es una de las más bonitas de España, que, además, en breve quedará flamante su fachada. Sin duda una noticia muy buena para nuestro pueblo jerezano, para sus derivados y variados atractivos turísticos en cuanto a obras de arte se refiere, ya que nuestra estación de tren es una de ellas sin duda alguna. Sobre lo que si planean dudas evidentes con el agravante de la amenaza del tiempo-como ese cante de Camarón -es sobre la estación de primavera donde tiene lugar la Semana Santa, Feria del Caballo y El Rocío haciendo una parada previa invernal en el mes de febrero e inicios de marzo próximos en el que se celebrará si no hay sorpresas virales de última hora el Festival de Jerez.

La duda se centra en la Semana Santa cofrade y la Feria, aunque de seguir así la evolución de la pandemia parece y todo apunta a que ,para empezar, la Semana Santa se celebrará.Con medidas sanitarias que habrá que concretar y fórmulas adaptadas a las circunstancias del momento pero gracias a Dios que se celebrará. Ya es hora que vayamos recuperando nuestras señas de identidad , manifestaciones y costumbres de toda índole en las que cabemos todos desde el respeto mutuo. Al que no le guste la Semana Santa hay que respetarlo como al que le gusta y la vive con la intensidad, ‘capillismo y pasión’ que le salga de sus... fueros internos`, incluídos los ‘chupa respiraderos’ aunque ahora lo tengan más complicado porque las ‘bullas’ están en eras bajas. Pero tenemos que ir volviendo, la vida debe seguir y tenemos que ir venciendo al virus con buenos capataces siempre de frente y por derecho.

Debemos ir recuperando nuestras costumbres como también lo es la Feria del Caballo con sus nuevos y conflictivos módulos de casetas. Será un grito de libertad si todo se desarrolla dentro de la ‘nueva normalidad’ y se va despejando la oscura nube que nos persigue del maldito virus.Ojalá la Feria también se celebre porque será claro síntoma de ir volviendo a vivir, será un claro indicador de avance y salud, sobre todo salud tanto física como mental porque tanto tiempo asustados y con malas noticias no es bueno vivir. No es sano para nada ni para nadie.

Y ya por ultimo y antes del verano solo deseo que también se pueda celebrar el Rocío. Romería que es alegría y fiesta religiosa en la que también cabemos todos desde el respeto y haciendo ese camino, el camino de cada persona por su cuenta o cada hermandad para ir a ver a la Señora de Almonte. Si al Rocío va un millón de personas, existen entonces un millón de Rocíos diferentes.

De paso, debemos recordar que todas estas celebraciones también ayudan (iba a decir son positivas pero ese adjetivo también cambió) a las familias por la economía y empleo que generan en todas sus manifestaciones. Por eso y para que todos podamos ir recuperando nuestras vidas y vivir con cierta normalidad es necesario que se despejen las dudas sobre la próxima estación. ¡Qué llegue la luz y la alegría con la estación de primavera! y vaya usté condió.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios