"Tiene personalidad, un pueblo grande y además una ciudad pequeña"

Nacido en Iquitos, a orillas del Río Amazonas, y crecido en Lima, Luis Alberto Montes, más conocido como Lucho, aterrizó en tierras jerezanas fruto de las ganas de mejorar aún más la calidad de vida que tenía en Madrid. Con vistas a su futura jubilación comenzó la búsqueda de su tierra prometida.

Su pasión por las motos le llevó en 1997 a ser testigo de los Campeonatos del Mundo y aquí descubrió su pequeño paraíso. Madrid fue su primer destino en España para trabajar con unas líneas aéreas peruanas que, según comenta, "afortunadamente para mí quebraron". Por esa razón quedó literalmente tirado en España. Sus cualidades como piloto le llevaron a estudiar para convalidar las licencias de vuelo y volver a trabajar. Ha estado 30 años en la compañía Iberia, su último trabajo ha sido en el A-340 intercontinental, volando desde España hasta infinitos destinos del mundo.

Actualmente está retirado de la vida profesional aérea, pero Lucho asegura que "trabaja más que cuando lo hacía por dinero". Ahora sus actividades se concentran en la política, en concreto desde la formación UPyD.

Lucho define Jerez como un lugar con mucha personalidad, pueblo grande y a la vez ciudad pequeña, con un clima primaveral sin ser monótono y con costa y sierra al alcance de la mano. "Me siento muy peruano y muy español". Por eso se le ocurrió hermanar Jerez con la ciudad de Pisco, hermanar el brandy con la bebida peruana de Pisco. Con poderes del Ayuntamiento fue a Perú a un congreso e hicieron el protocolo de hermanamiento.

El hecho de cambiar de ciudad, de país y de continente fue para Lucho como cambiar de ciudad dentro de Perú. "Me han tratado incluso mejor que en mi propio país, me he sentido muy mimado ¿Discriminado? Mucho, por recibir tan buen trato, por dejarme elegir todo".

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios