El pinsapar

Una portada

Es el país de la corrupción y la violencia más obscena, del servilismo, del miedo. No es un país

Soldados portan un ataúd cubierto de banderas británicas. Letras blancas sobre fondo negro: What the hell did they all die for? Se trata del Daily Mail del 16 de agosto. Me dice mi hija, que vivió varios años en Londres, que 'the hell' puede traducirse por 'demonios', 'Por qué demonios murieron todos'. Admite otras traducciones más escatológicas, como imaginarás. Está en las redes, la portada del Daily Mail, digo. Y las traducciones más agresivas. El titular es como un percutor sobre la incredulidad. Fueron a morir a Afganistán para que, veinte años después, los talibanes hayan llegado hasta el palacio presidencial casi al mismo tiempo que salían los americanos y quienes estaban con ellos, el presidente afgano y su gobierno también. Y esto por qué, ¿por qué fueron los occidentales al remoto país de la amapola, el parque temático del medioevo árabe, las ciudades con burka, los desiertos muertos, las montañas insondables? Alguien muy cercano y muy querido estuvo seis meses allí destacado con su unidad militar. Pudo volver. "Es el país de la corrupción y la violencia más obscena, del servilismo, del miedo. No es un país", me dijo. La historia se repite, al parecer. Ha sido otro Vietnam, con huida incluida. A lo justo a los aviones, los helicópteros atiborrados en las azoteas de la embajada USA. Unos señores de la guerra, con armamento comprado o cambiado por opio a sus enemigos, expulsan al Ejército del estado mas poderoso del planeta, o eso dicen. Y ahora empezará la fiesta. Sobre las mujeres que creyeron que había llegado la liberación, que podían ir a una escuela y a una universidad, no a una madrasa. En pleno siglo XXI se echaba el telón sobre una democracia por aprender, sobre un mundo abierto. Por medio de una violencia atroz, total. Que llega con los degüellos, los cortes de manos por las muñecas, el tiro en la cabeza. Eso sí, convenientemente grabado con móviles occidentales, también comprados con las amapolas terribles de sus campos.

¿Por qué demonios murieron todos? Sí, la vida va por delante pero habría que preguntarse por qué gastaron tanto dinero, la inmensa fortuna extraída del esfuerzo de los contribuyentes, a quiénes benefició el hoy absurdo esfuerzo de guerra a un país que no era tal, a unos desarrapados con kaláshnikov escondidos en las montañas, protegidos por Pakistán…, con este resultado, esta foto del Daily Mail, ese titular que retrata la perplejidad y la cólera de quienes perdieron la vida, el bien más preciado. Y ahora, qué. Se bajan de los jeeps en Kabul con las largas barbas y los fusiles automáticos. Y llega la oscuridad a un país ignoto, lejano, terrible.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios